Tristeza en adolescentes: qué debes hacer

Adolescente se aísla por la tristeza que le embarga.

Los jóvenes no suelen abrirse si no es con sus amigos, y los padres muchas veces, no saben cómo lograr que sus hijos se comuniquen con ellos.

La adolescencia es una etapa compleja en la que los jóvenes pasan por muchos altibajos emocionales. A continuación vamos a hablar del momento de tristeza que suelen vivir, y de la respuesta que se puede dar como padres.

Los adolescentes y sus cambios

Por norma general los adolescentes suelen sentirse incomprendidos, poco respetados y considerados. El volcán emocional que soportan en ocasiones, les sume en una profunda tristeza de donde les es difícil salir. Los jóvenes no suelen abrirse si no es con sus amigos, y los padres muchas veces, no saben cómo lograr que sus hijos se comuniquen y confíen en ellos.

Con esta falta de conexiones entre todos el joven se abruma y huye emocionalmente, se aísla y no es feliz. La felicidad se logra cuando uno está a gusto consigo mismo, y en la adolescencia, el chico está en un momento de búsqueda de la identidad personal. Es probable que no se encuentre a sí mismo y no encaje, o eso sienta. Todo ello le lleva a sentirse triste y poco motivado.

Las obligaciones y la sensación de tristeza

La libertad para los adolescentes es su vía de salvación, y crear ciertos conflictos o discusiones con los padres les hace sumirse en una profunda tristeza y alejarse.

En la pubertad los jóvenes quieren rebelarse y son muy conscientes de que existen normas y limitaciones, que quieren saltarse constantemente. La libertad para ellos es su vía de salvación y crear ciertos conflictos o discusiones con los padres y la familia, les hace posicionarse en un punto alejado de ellos. Aquí es donde el hijo lucha por hacer lo correcto, mientras su “yo” aún inmaduro, le fuerza a seguir otro camino.

Sentirse cansado, apático, desanimado…, son síntomas de esa tristeza del adolescente. Cuando se agravan, llegando a pensar en ideas que atentan contra su integridad física, no quieren comer o no logran dormir, es necesario hablar con un especialista urgentemente. Estos aspectos pueden representar una depresión. Si el estado anímico perdura por semanas está bien recomendarle, y/o acompañarle, a un terapeuta.

Cómo ayudar al adolescente

Como padres hay que estar ahí para ellos. Desde pequeños es importante que en el núcleo familiar exista confianza y comunicación. Si se asienta esta base, el joven tendrá más facilidad para saberse comprendido y querido. Igualmente como la adolescencia es evolución, los padres deben dejarle espacio pero estar pendiente de sus necesidades o de modificaciones en sus hábitos o conductas, su cambio de amistades, si existe algún tipo de consumo…

El hijo adolescente se siente solo y triste, por lo cual no hay que infravalorar sus preocupaciones y necesidades. El deseo de afecto y empatía en una persona que pasa un mal momento son imprescindibles. Una persona triste logra salir de su apatía pasado un tiempo, así el apoyo de la familia será un estímulo para ello. Tener rutinas y normas en casa, colaborar juntos en tareas, que el hijo se distraiga con ejercicio y rutinas saludables fuera de casa, le hará cambiar de humor y no sentirse atrapado.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.