Tronas de bebé

Cuando nos ponemos en marcha para comprar los accesorios que necesitará el futuro bebé, nos surgen muchas dudas, el mercado es muy extenso en esta clase de accesorios.

A la hora de elegir la trona hemos de fijarnos que sea regulable en altura e inclinación, que ocupe poco espacio, que se pueda plegar y sea barata, y… lo más importante que se adapte al tamaño del niño, pues es un accesorio que no tiene ninguna utilidad en un futuro.

Cuando es regulable debe tener varias posiciones, que lleve freno y pueda desplazarse con facilidad. Las regulables son más cómodas que las fijas y se utilizan hasta los 3 años, sin embargo tienen el problema de que ocupan mucho espacio.

Las transformables pueden reutilizarse separando la silla de la mesa, cuestión que la convierte en más duradera, pero el problema es que no puede adaptarse al tamaño del niño y se convierte en inestable.

Las evolutivas tienen la ventaja de que la bandeja y el cinturón pueden eliminarse, el respaldo y los reposapiés se pueden regular. Se puede convertir en silla, pero resulta muy complicada de ajustar y su manejo también es complicado, normalmente no resulta cómoda.

Las de mesa son asientos que se sujetan al borde las mesas. Estas son ligeras, pequeñas y pueden transportarse con facilidad, pero su problema es que sólo admite niños de poco peso.

Como podemos observar las tronas son un objeto delicado de elegir, bien para los niños, bien para nosotros, es complicado que se adapten a todas nuestras exigencias.

Fuente: tronas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *