Tropiezos del bebé

aprende-a-andar-el-bebe

El bebé comienza a dar sus primeros pasos, es entonces cuando comienza a darse cuenta de que el mundo que le rodea está a su alcance, su ángulo se amplia y quiere ir rápido observando y cogiéndolo todo. Si el bebé ha gateado, cuando comienza a andar, quiere ir tan rápido como ante, pero sus movimientos son todavía torpes, por lo que cae, tropieza y se hace pequeños líos con sus propios pies. Es entonces, cuando comienzan los golpes, contusiones, tropiezos, pérdida de equilibrio… y los padres se sobresaltan y se ponen nerviosos, pues el bebé llora, aunque al poco tiempo, se vuelve a levantar y continúa caminando como si nada hubiera pasado, pues su curiosidad es mayor que el tropiezo.

La vida se aprende con la constancia en las cosas, los fallos y caídas, son los que nos aportan la experiencia. La destreza va aumentando con la práctica y esto es lo que le ocurre al bebé cuando comienza a caminar. Con el tiempo, irá teniendo más cuidado, aunque todo depende de su carácter, personalidad, tranquilidad, nerviosismo… un niño tranquilo, aprende más rápido que uno inquieto.

Para los papás que ante ello se preocupan demasiado, van estos consejos:

Hay que dejar al bebé aprender por sí solo, dejando que adquiera destreza, habilidad y  el cuidado necesario sin ayuda

Se le debe vigilar constantemente, pero esto no significa estar tras él todo el tiempo. Se les puede dejar solos algún ratito, pero siempre estando expectantes. Hemos de ayudarle a reconocer y descubrir el entorno, pero también lo han de hacer ellos solitos y adquirir sus propias experiencias

Mas información – Calzado para bebé

Fuente – Web del bebé


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *