Trucos para que tus hijos sean agradecidos

Ser una persona agradecida es uno de los valores más importantes que definen una personalidad. Pero el agradecimiento es un sentimiento que se debe educar, de la misma manera que se educa a los niños en el bien o el mal. Los niños pequeños no comprenden el significado de dar las gracias, porque los menores de 2 años no tienen todavía la capacidad de entender el sentido de ser agradecido.

No obstante, es muy importante educar a los niños para que sean agradecidos y aprendan el valor de este sentimiento. Aunque sean muy pequeños y al principio no lo entiendan, es un mensaje que crecerá con ellos y al que sabrán encontrarle el sentido para aplicarlo durante toda su vida.

¿Son los niños desagradecidos?

Una característica muy habitual en el ser humano es la necesidad de desear o de tener cosas. Es un impulso natural que forma parte de la naturaleza humana. Precisamente por este motivo los niños lo quieren tener todo, su curiosidad natural y su deseo por descubrir cosas nuevas, les motiva a querer tener todo aquello que les produce curiosidad.

Los niños no nacen siendo desagradecidos, simplemente necesitan aprender qué es el agradecimiento y por qué es tan importante ser agradecido en la vida. Pero mucho cuidado con hacer realidad todos los deseos de los hijos, de concederles todos los deseos. Ese es el camino más corto para criar niños desagradecidos y egoístas, porque no conocerán el beneficio de agradecer el tener cosas.

Hay que enseñar a los niños a ser agradecidos

La principal manera de enseñar a los niños a ser agradecidos es convirtiéndote en un ejemplo para ellos. Siempre, en cualquier circunstancia, tu hijo aprenderá a través de ti, de tu forma de actuar y de tu ejemplo. De nada sirve que le enseñes una lección a tu hijo o hija y después tu hagas lo contrario. Lo único que conseguirás es lanzar un mensaje desconcertante al niño y siempre, por norma, se quedará con la peor parte.

Aplica como norma en casa el practicar el agradecimiento. Hacedlo entre vosotros mismos  en familia, cuando alguien haga algo por otra persona. Muestra agradecimiento por los pequeños gestos que la gente pueda tener contigo cada día. Tu hijo se acostumbrará las muestras de gratitud y las entenderá como parte de la vida.

Es importante tener en cuenta la edad de los niños. A cada edad puedes aplicar trucos distintos para practicar la gratitud. Eso si, cuanto antes comiences con esta importante lección para su vida, antes calará el mensaje en tus hijos y antes aplicarán el agradecimiento en su día a día.

Trucos para enseñar a los niños a ser agradecidos

Con estos trucos podrás enseñar a tus hijos en qué consiste el agradecimiento y a practicarlo cada día:

  • Encarga alguna tarea a los niños diariamente. Si los pequeños colaboran en las tareas domésticas, tendrás más ocasiones de mostrarles agradecimiento. Explícales por qué les das las gracias, si han ayudado a poner la mesa o si han obedecido cuando les has ordenado algo, por ejemplo.
  • El agradecimiento por las cosas no materiales. Una lección errónea es enseñar a dar las gracias solamente cuando reciben algo material. El niño aprenderá que dando las gracias consigue las cosas que quiere y no estará entendiendo el mensaje adecuado.
  • Cuéntales por qué estás tú agradecida. Por tener la casa donde refugiaros cada día, por la familia que tienes, por que tus niños sean tus hijos. El agradecimiento es un valor emocional, no material. Está muy bien dar las gracias cuando te hacen un regalo, pero mucho mejor es responder con un gesto emotivo.
  • Puedes enseñar a tus hijos a mostrar agradecimiento con pequeños detalles. Es decir, cuando reciban un regalo además de dar las gracias, pueden pintar un dibujo para dárselo a quién les ha hecho el regalo.
  • Utiliza los cuentos con mensaje. Si eres creativa y te inventas tú misma los cuentos, puedes utilizar ejemplos cotidianos para que comprendan más fácilmente el mensaje. Si a tus hijos les gusta el bizcocho que hace la abuela, el cuento puede estar basado en ese ejemplo. Los pequeños dan las gracias, abrazan y besan a su abuela y le hacen un dibujo especial para mostrar su agradecimiento. Es un claro mensaje con un ejemplo que los niños sabrán imitar.


Categorías

Aprendizaje

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.