Trucos para viajar con un bebé

viajar en familia

Llegan las vacaciones de verano y con ellas los viajes en familia. Habéis estado esperando estos días todo el año con ansias para desconectar de la rutina. Puede que este sea el primer año que vas a viajar con tu bebé. Ya sea en coche, tren o avión, los viajes con bebés han de ser planeados con antelación. Todos recordamos lo duros y cansados que se hacían los viajes de verano. No solo se junta el calor con las ganas de llegar; a veces los adultos nos ponemos insoportables y todo es fruto de una mala organización.

Para evitar las prisas de última hora y los episodios ansiosos durante el viaje, puedes seguir estos consejos. Te ayudarán a poder realizar un trayecto sin problemas con tu bebé. Y si tienes niños algo más mayores, seguro que alguno podrás aprovechar:

Viajar con bebés en coche

Planificación del viaje

Una de las cosas más importantes, no solo para el bebé, si no también para vosotros, es planificar el viaje con antelación. Además de saber la ruta que tomaréis, hay que marcar en el mapa las paradas que vais a hacer. Esto os ayudará a prevenir la fatiga y estirar las piernas os aliviará las tensiones del viaje.

Seguridad

Es imprescindible que uséis un dispositivo de retención en el coche para vuestro bebé; si es a contra marcha, mejor. Además de esto, es recomendable llevar un pequeño botiquín en la guantera por si acaso sucediera algo. Como adultos es vuestra responsabilidad el bienestar y la seguridad de vuestro bebé; mejor prevenir.

Equipaje del bebé

A parte de la maleta que llevaréis en el maletero con la ropa del bebé, no olvidéis tener a mano un cambio de muda. Será necesario llevar además la bolsa de pañales por si surgiera algún “imprevisto” o para hacer un cambio de pañal en las paradas. Si dais biberón, llevad a mano lo necesario para alimentar al bebé, como agua caliente en un termo, la leche en polvo… Y ármate de paciencia, los viajes en familia tienden a ser caóticos pero merecerá la pena.

silla a contra marcha

Viajar con bebés en avión

El avión es el medio de transporte más utilizado a día de hoy. Cada vez son más las familias que se animan a utilizarlo como alternativa al coche. La pega que tiene es el coste y que aunque tu hijo sea menor de dos años las tasas se pagan igualmente.

Compra de billetes

Has de cogerlos con antelación. En los aviones hay asientos especiales para padres y madres que van con sus bebés. En esos asientos puedes encontrar dos mascarillas de oxigeno en lugar de una. También puedes comprarle un asiento a tu bebé para poner su silla de seguridad, pero pagarás un billete completo.

Equipaje

Si vas a llevar el carrito como equipaje en el avión, asegúrate de embalarlo bien. Mi experiencia con esto fue bastante desagradable ya que me perdieron una pieza de un carro recién estrenado, por lo que no volví a llevarlo en bodega. No obstante si lo necesitas por obligación, asegúralo. Pagarás un poco más por ello pero si te lo estropean se verán obligados a abonarte el importe de lo que hayan estropeado.

En la cabina del avión está prohibido subir con líquidos que sobrepasen cierta cantidad, por lo que si necesitas llevar agua para preparar la leche a tu hijo, deberás de llevar el termo correctamente embolsado y pasarlo por el control de seguridad.

viajar con bebés

Durante el viaje…

Es recomendable ofrecer el pecho, biberón o chupete durante el despegue y el aterrizaje para evitar el taponamiento de oídos. Si tu bebé llora mucho durante el vuelo y no puedes calmarlo, lo más seguro es que te mantengas sentada con él. Una turbulencia podría haceros caer al suelo. Si el viaje es muy largo, hay disponibilidad de cunas en los aviones.

No olvides llevar el libro de familia encima o el DNI de tu bebé si le has sacado uno. Es obligatorio identificar al bebé en cualquier clase de vuelos.

Viajar con bebés en tren

Los viajes en tren son una mezcla entre viajar en coche y viajar en avión, solo que las paradas a realizar no serán programadas por vosotros. Las recomendaciones son las mismas que para los viajes en coche: llevad una maleta pequeña, a parte de las otras, y tenedla a mano por si surgiera algún inconveniente. En los trenes suelen tener vagones restaurantes y baños; de todas formas, lleva lo necesario para darle la comida a tu bebé.

El truco de todos los viajes es, en resumen, la planificación y la paciencia; la organización os ayudará a esquivar el estrés. Y aunque no puedes evitar los imprevistos, tómatelos de la mejor manera que puedas. ¡Felices vacaciones!


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *