Tu hijo de 4 años aumenta su vocabulario… ¡y también las malas palabras!

Los niños de 4 años tienen una gran capacidad para aumentar su vocabulario, son como pequeñas esponjas que repiten todo lo que escuchan. Pero igual que aprenden nuevo vocabulario también aprenden malas palabras y las suelen utilizar cuando están frustrados, enfadados, decepcionados o de forma indiferente, sin saber qué significan… Pero al escucharlas a los adultos imitan estas palabras en contextos similares.

Cuando los niños de 4 años aumentan su vocabulario es muy importante para ellos, pero cuando son malas palabras las que utilizan, ¿cómo se debe afrontar eso? Hay padres que las ignoran, otros que emplean las consecuencias quitando privilegios, otros explican que son palabras que no se deben decir porque son feas… Pero en muchas ocasiones y por la inmadurez de los niños a esta edad, el comportamiento con malas palabras continúa, por lo que puede parecer algo hiriente e irrespetuoso.

Los niños de 4 años son difíciles

Los niños de cuatro años son notoriamente difíciles. En términos de desarrollo, están en una encrucijada. Sus habilidades lingüísticas, así como su capacidad de comunicar sus necesidades y deseos, están explotando al máximo. Pueden prestar atención a múltiples instrucciones y entenderlas. Sus habilidades motoras les permiten moverse por el mundo con más facilidad y esto puede hacer que tengas que ponerle mil ojos para evitar peligros (que ellos no ven).

Con estas habilidades lingüísticas aumentadas, empezamos a ver a los niños de cuatro años pasar de rabietas y violencia física a insultos y a grandes llamadas de atención. ¿Por qué? Porque un niño se frustra cuando algo no funciona o no sale cómo quisiera. No conseguir un dulce antes de la cena es un gran ejemplo. Tu hijo no tiene la madurez para entender que el azúcar antes de la cena no es saludable. Cuando alguien experimenta frustración, surgen dos opciones: cambiar lo que es frustrante o aceptarlo y adaptarse. Esto para un niño de 4 años es extremadamente difícil.

Expresar su malestar en palabras

Cuando los niños de 4 años utilizan las malas palabras para llamar tu atención es porque tienen el enfado al punto más álgido. Un niño, siendo joven e inmaduro puede utilizar un insulto para expresar su ira y para llevar tu paciencia al límite. Es lo mismo que cuando se dice que ‘no’ a un niño de dos años que golpea a otro o le quita un juguete… Llorará y gritará porque es la única manera que tiene de expresar su enfado. 

Si tu hijo te dice que te odia es posible que te duela, pero recuerda que no sabe lo que significa esas palabras y no está sintiendo lo que dice. Es probable que te quedes un poco en shock, o cuando te diga que eres mala persona por no satisfacer sus deseos. Míralo así: te estás preparando para sus años de adolescencia.

No lo tomes como algo personal

No, no te lo tomes como algo personal porque no lo es. Tu hijo de 4 años está aprendiendo a expresar sus emociones y a canalizar los sentimientos más intensos, pero te necesita para poder entender qué siente y para poder poner las palabras adecuadas a sus emociones. Además, si hay cosas que se necesitan solucionar para que se sientan mejor, entonces deberás ayudarle a encontrar las mejores soluciones a la situación.

La buena noticia es que hay pasos que puedes tener en cuenta para disminuir estos problemas y que cuando tu hijo de 4 años utilice malas palabras, puedas ayudarle a encontrar las mejores y que además, pueda entender qué emoción está sintiendo. Así, cuando entienda qué le sucede, no tendrá la necesidad de usar agresividad verbal.

Qué hacer si tu hijo dice malas palabras

No caigas en la trampa

Cuando tu hijo te llama por un nombre o te insulta, piensa que estás presenciando una explosión de frustración y tú estás usando un pensamiento demasiado racional… Usar castigos o sobornos aumentará la frustración de tu hijo y el problema se agravará. Lo que debes hacer es sostener la situación sin tratar de aumentar la frustración de tu pequeño… Una forma de hacerlo es no darle importancia a esa palabra y ayudar a tu hijo a gestionar esas emociones tan intensas. 

Necesita gestionar sus emociones

Si caes en la trampa de enfadarte porque tu hijo está utilizando malas palabras, o le castigas por hacerlo, solo aumentarás su frustración porque él no entiende bien por qué se siente así y solo verá que no le estás comprendiendo. Por ejemplo, puedes decirle a tu hijo que no iréis al parque por algún comportamiento que haya tenido, pero no por las palabras utilizadas para expresar su enfado. Ayúdale poner nombre a esos sentimientos y buscad soluciones juntos.

Reduce su frustración siempre que sea posible

Reducir la frustración de los hijos no significa que no deba tener ciertos grados de frustración en su vida diaria. La frustración es importante para un desarrollo equilibrado de los niños, pequeñas dosis de frustración les ayudará a buscar soluciones a sus problemas y a ganar confianza en sí mismos.

Cuando se pueden anticipar las necesidades de los hijos y saber lo que quieren antes de que lo pidan, te sentirás más relajado pero también con más poder ante su posible frustración. Pero nunca cedas a sus demandas cuando está en plena rabieta porque entonces aprenderá a que una rabieta es necesaria para conseguir lo que quiere.

Una buena frustración es el mejor camino a la resiliencia

Las pequeñas frustraciones y la búsqueda de soluciones puede ayudar a los niños a que sean capaces de aceptar los fallos o los obstáculos de la vida y además, de luchar contra ellos. A medida que sigas manteniendo los límites y las normas en casa, tu hijo de 4 años seguirá ‘tensando la cuerda’ con sus comportamientos y palabras, pero el mantenerte firme (desde una disciplina positiva), le ayudará a seguir por el camino de la resiliencia, imprescindible para el éxito en su futuro.

El respeto mutuo en la relación de padres e hijos es muy importante para que los niños se sientan comprendidos y seguros en todo momento.


Categorías

Aprendizaje, Desarrollo

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.