Tus nervios también afectan a tus hijos

mama e hijo

Los nervios y el estrés no conducen a ninguna parte, sólo te harán enfermar y que tus hijos sientan negatividad a su alrededor y lo que es peor; que les enseñe malas formas de relacionarse con su entorno. Si sientes estrés, nervios o ansiedad tu carácter estará irascible, te sentirás mal y lo que es peor, lo pagarás con tus hijos y no te darás ni cuenta. Es por eso que resulta muy importante que aprendas a diferenciar cómo tus nervios pueden afectar a tus hijos.

Malestares físicos

El cuerpo y la mente están unidos y si la mente sufre el cuerpo también lo hace. Si tú sientes nervios o estrés, notarás que tu cuerpo no está al 100%, puedes sentir taquicardias, fatiga, cansancio, problemas digestivos, falta de sueño y malestares. Si tus hijos sienten tus nervios y tu estrés, puedes estar segura que ellos sentirás los mismos malestares físicos.

Ansiedad

Los niños que tienen padres con nerviosos, ansiosos o con estrés constante sentirán ansiedad porque no saben qué ocurre. Ese miedo irracional al ambiente de casa les hará padecer ansiedad y pasarlo realmente mal. Que mamá o papá siempre esté enfadado o que no se sepa si estará bien o mal… hace que los niños se sientan inseguros y no sepan a qué atenerse.

Malas conductas

El estrés también puede afectar a la conducta de los pequeños. Pueden estar más irascibles o con peor humor lo que hará que reaccionen de forma negativa en situaciones incluso cotidianas. Es por eso que resulta vital ayudarles a entender y a expresar sus opiniones.

Si eres una madre que tiene demasiado estrés, vale la pena por el bien de tus hijos que valores las formas de solucionarlo para que tu hogar sea un hogar con más tranquilidad, más cariño y respeto. El estrés te hará gritar y estar malhumorado, algo que hará que tu hijo se aleje de ti emocionalmente, ¿eso es lo que quieres?


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *