Un cuarto a todo lujo

Para los primeros días del bebé, además de la decoración, el color de pared, los adornos y muebles, se deben tener en cuenta una serie de necesidades puntuales de un recién nacido.

Ejemplo de ello son los artículos de higiene que requiere el ombligo, los pañaleras a mano, ya que corre mayor riesgo a irritaciones, luces y sillones adecuados para el amamantamiento, etc.

Seguramente, estos se irán incluyendo en el decorado habitual al cabo de unos meses, pero en un primer momento, suelen pasar por alto.

Por ello, se sugiere antes de planear la decoración del cuarto tener presentes todos estos detalles. En base a ello, se elegirán los amueblamientos y decorados adecuados y los colores y demás detalles de decoración integral.

En primer lugar, se sugiere adquirir los muebles funcionales y aquellos que se requieran extras, en un mismo diseño y color. Luego, hacer una presentación de los mismos en el cuarto, con la finalidad de poder adecuar el espacio del sitio con el diseño más práctico y cómodo, para los meses y años posteriores.

A continuación, se colocará el color a las paredes y se seleccionará la alfombra más acorde al planteo integral de la habitación.

Otros detalles de último momento serán las luminarias y detalles de decoración aérea, como colgantes, llamadores de ángeles, etc.

Es indispensable tener una idea clara acerca de lo que se pretende al momento de decorar, para evitar disgustos una vez comprados los artículos y colocados en su sitio puntual.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *