Un cuarto celestial

Una buena opción en cuanto a decoración del cuarto del bebé, consiste en agregar al mismo una serie de motivos relacionados con el cielo, en un día despejado.

Por comenzar, las paredes y techos se pintarán en un color celeste claro, aunque pueden llegar a tener matices en tonalidades diferentes, ya que el cielo no siempre presenta un color homogéneo.

A continuación, una vez que haya secado la pintura de base, con ayuda de una esponja dibujaremos las nubes. Un secreto para hacerlo, es contar con un molde o un patrón, el cual puede estar confeccionado en cartón duro y resistente, o simplemente, a través del trazado del diseño valiéndose de un fino lápiz, cuyos trazos quedarán  imperceptibles a la mirada desde lejos y una vez acabada la labor de la pintura.

Cuando el cielo esté dispuesto y las nubes ocupen su espacio propio, llegará el momento de disponer de otros dibujos o adornos sobre el mural propuesto. Para tal fin son de utilidad los aviones, las aves (las cuales pueden tener una versión caricaturesca), etc.

Completando el muro en general, se colocará una alfombra en color blanco. Se sugieren además, las cortinas y muebles en color blanco, para que se fusionen a la idea en general.

Este tipo de colores y dibujos, transmiten calma al niño y optimizan la iluminación natural del lugar, el cual se sugiere esté correctamente ventilado y aireado, para devolver la imagen de frescura que tanto buscamos en un espacio exclusivo de bebés.


Categorías

Decoración

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *