Un cuento de navidad

cuento de navidad

Cada año por navidad los niños piden a los reyes magos muchísimos juguetes, para ellos y para sus familiares y amigos. Uno de los regalos que menos suelen pedir , aunque hay algunos niños que sí lo piden son los cuentos.

Los cuentos son una manera muy fácil y divertida de inculcarles a los niños valores y ese afán por la lectura que tanta falta les hace hoy día, ya que poco a poco se está perdiendo que los niños lean por diversión y no sólo porque se lo manden en el colegio. 

Por todo esto no hay nada mejor que comenzar leyéndole un cuento a los más pequeños, un cuento de navidad aprovechando estas fiestas y si están en casa primos y amigos mejor que mejor. Podemos leérselo nosotros o que se encargue algún hermano más mayor o primo. El cuento que hoy os vamos a contar se llama Un regalo de Navidad.

Era se una vez, una pequeña ciudad en la que sólo había una tienda donde se vendían árboles, donde había de todos los tamaños, formas y colores. El dueño de la tienda había organizado un concurso para premiar al árbol de navidad más bonito y mejor decorado del año, y sería el mismo San Nicolás el que entregaría el premio. Todos los niños de la ciudad querían ser premiados por Santa Claus y fueron a la tienda a comprar su árbol de navidad para decorarlo y concursar.

pequeño árbol

Los árboles se alegraban de ver a los niños eligiendo y cada uno de ellos gritaba ¡A mí…a mí.. mírame a mí! y se oía en toda la tienda. Al cabo de unos días sólo quedaba un árbolito que decía: A mí…a mí que soy el más chiquitito, pero nadie se lo llevaba. Llegando el día de navidad entró en la tienda una pareja que decidió llevárselo a casa para decorarlo. Al llegar a casa llamaron a su hija, una niña que corriendo fue a verlo y que al ver lo pequeño que era le dijo a sus padres que no lo quería. Así que los padres lo llevaron de nuevo a la tienda, donde dejaron al árbolito muy triste. Al cabo de las horas entró alguien en la tienda, una niña regordeta con mofletes muy rojos que nada más verlo se encariñó con el y muy feliz y contenta se lo llevó a su casa, lo decoró y finalmente consiguió ganar el concurso y el árbol pasó una navidad muy contento y feliz en esa familia.

 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *