Un espacio dispuesto para el juego

Los bebés requieren a partir del tercer mes de vida, de un espacio amplio, con colores y texturas que le permitan reconocer, jugar, divertirse. Por ello, en aquellos hogares que no se cuente con una habitación extra para formar el play room, se sugiere destinar u sitio en la habitación, aunque sea reducido, a tales efectos.

Indudablemente, este espacio debe estar especialmente separado e identificado, a fin de evitar la continuidad del espacio del cuarto.

Por ello, se sugiere tomar en cuenta las siguientes consignas:

-Delimitar la porción de piso que se va a destinar al espacio de juegos. Para ello, colocar una alfombra antideslizante y con buena amortiguación, que eviten golpes. Se puede elegir algún color llamativo e incluso flúor.

-Indicar el espacio abstracto del sitio, utilizando correas de colores,  las cuales pueden ser adornadas con letras, números, muñecos, estrellas, etc. se aconseja colocar las correas o cordones a una altura no mayos de 50 cm.

-Destinar para el guardado de los juguetes, canastos que puedan ser apilados, se sugiere elegir de distintos colores y muy llamativos, para despertar la curiosidad del niño.

-Evitar en esta zona la presencia de muebles, por pequeños que sean.

-Proponer luces infantiles, decorativas y alegres.

Se pretende que este espacio sobresalga del cuarto, es decir, que se identifique correctamente, que se separe de la totalidad, por ello, cuando más llamativos y contrastantes sean los colores utilizados, mejor quedarán, pues más llamarán la atención hacia el área indicada.


Categorías

Decoración

Bebes Mundo

Bebesmundo era una web dedicada al mundo de los bebés. Actualmente está integrada en Madreshoy.com formando una web de mayor tamaño y con una... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *