Un gran desafío llamado la cuarentena

Cuando estás embarazada y tu estado comienza a ser evidente, comienzas a recibir consejos y comentarios de mucha gente. Te dicen a menudo que duermas mucho, en previsión de lo que está por venir.

Seguramente te habrán explicado varios partos, porque las personas tenemos la costumbre de compararnos. Quizá esto te tenga un poco asustada, el momento del parto. Aunque lo mejor es no pensarlo demasiado, porque total, el bebé tiene que salir igualmente.

Alguien habrá mencionado con más o menos tacto, que no te preocupes por los kilos de más, que eso va pasando. Y que si vas a dar el pecho, los pierdes mucho más rápido. Y eso, posiblemente te haya hecho pensar en algo que no te planteabas.

Porque tú crees que cuando tengas a tu bebé, pasarás el tiempo dando largos paseos al sol con tu recién nacido. Te imaginas con tu carrito, paseando por el parque y recuperando tu cuerpo y tu vida casi sin esfuerzo.

Cuando llegan las últimas semanas, vas preparando el cuarto del bebé, toda su ropita lavada y colocada en su sitio. Montones de toallitas de bebé y pañales de varios tamaños. Y la bolsa para el hospital, en eso seguro que si has pensado mucho.

Y de repente llega el día de dar a luz y conoces al amor de tu vida. Los días en el hospital son complicados, porque no te puedes mover a gusto, no tienes la privacidad de tu baño, ni las comodidades de tu casa.

Estás deseando volver a tu hogar y empezar tu nueva vida de familia. Pero seguramente, nadie te ha avisado de lo que está por venir. Las mujeres imaginamos que serán unos días para acostumbrarse, pero realmente es más que eso.

De repente te encuentras con tu criatura que depende exclusivamente de ti, porque seamos realistas, el papá que está deseando criar a su bebé, tiene que esperar en un segundo plano, ya que durante las primeras semanas sobre todo, el bebé solo encuentra la calma en brazos de su mamá.

Comienza la cuarentena

Se llama cuarentena porque, se supone que es el tiempo que necesita la mujer para recuperarse físicamente. Y digo se supone porque la experiencia nos demuestra que es un dato poco realista. La recuperación tras el parto, no se limita a sanar de una cesárea o una episiotomía.

Tras el parto, en el cuerpo de una mujer se suceden una serie de trastornos hormonales, vuelve a la normalidad todo lo que cambió durante el embarazo.

Es posible que durante un tiempo te veas superada por la situación. Porque es muy difícil recomponer la vida tras un parto. Tienes que luchar contra tus emociones. Quizá en algún momento sientas que no eres capaz.

Te sientes agotada por la falta de sueño. Tienes dolor de espalda, porque tu bebé solo quiere estar en tus brazos. Te sientes frustrada por no poder atender tu casa y ves como cada día se va viendo menos recogida y más desordenada. No tienes tiempo para darte una ducha porque tu bebé te reclama todo el tiempo.

Vives una constante montaña rusa de sentimientos, la mayor parte del tiempo sientes un amor desmedido por tu bebé. Pero hay ciertos momentos en los que piensas que no puedes con todo. Quizá llores mucho, de felicidad, de ansiedad, de cansancio. Llorar es una forma de descargar tensión.

O quizá no sientas nada de esto, y tu postparto sea maravilloso y solo sientas felicidad. Eso sería lo soñado para todas las madres, pero los sentimientos son incontrolables. No puedes controlar tu felicidad lo mismo que no puedes controlar la tristeza.

Y en este caso es una tristeza inexplicable, que solo puede entender alguien que haya pasado por lo mismo. Mucho cuidado con estos sentimientos, no los dejes de lado. Seguramente sean pasajeros.

Pero puede que no lo sean, y toda esa ansiedad y frustración se conviertan en depresión postparto. No infravalores tus sentimientos, la cuarentena es un periodo de adaptación, pero no te obsesiones con tiempo.

Cada persona, cada bebé y cada familia es un mundo. No dudes en pedir ayuda, no tienes que pasar por esto tu sola.


Categorías

Embarazo

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.