Una comida para toda la familia: macarrones gratinados

Servir un plato de macarrones a la mesa, es prácticamente un éxito asegurado. Lo normal es que a todos los niños y niñas les gusten unos macarrones, independientemente de la salsa que los acompañe. Además, si eliges los ingredientes adecuados, puedes tener un plato muy nutritivo además de sabroso.

Los hidratos de carbono son necesarios, es la gasolina que pone en marcha el motor del cuerpo humano. Por lo tanto, es un alimento esencial para la alimentación de los niños. No solo para ellos, los adultos también necesitamos los hidratos de carbono, para que nuestro cuerpo funcione de forma correcta.

Lo importante como siempre es la forma de cocinar los alimentos, y seleccionar los mas adecuados según las necesidades de cada familia. Aunque hoy en día es muy habitual encontrar intolerancias alimenticias, afortunadamente las marcas están ofreciendo cada vez más alternativas.

De forma que si en la familia hay alguien que tenga intolerancia al gluten, por ejemplo, no te costará encontrar pasta sin gluten. Incluso ahora, se está poniendo muy de moda la variedad de pasta de legumbres, pudiendo encontrar por ejemplo, macarrones de lentejas.

Así que no tengas miedo de incluir pasta en los menús semanales de toda la familia, ya que si lo necesitas, puedes elegir los productos que más se ajusten a las necesidades de todos.

En este caso, te ofrezco la receta original, la que mi madre nos hacía en casa, a mis hermanas y a mi cuando eramos pequeñas, y que a día de hoy sigue triunfando cada vez que la preparo. Con este plato, disfrutareis toda la familia.

Ingredientes necesarios para 4 personas

  • Un paquete de 500g de macarrones
  • Chorizo para cocinar al gusto, dulce o picante
  • 1 brick de tomate frito de 250g
  • 4 huevos
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal

Preparación de los macarrones gratinados

Ponemos al fuego una cazuela grande con agua, un chorreón de aceite de oliva virgen extra y sal. Cuando rompa a hervir, añadimos los macarrones. Remover de vez en cuando para que no se peguen.

Dejamos cocer, teniendo en cuenta el tiempo que indique el fabricante. Cada marca y cada variedad de macarrones tiene sus necesidades en cuanto al tiempo de cocción.

Una vez esté la pasta hervida, la costipamos. Escurre sobre un colador y enfría bien con agua para que pare la cocción, de esta forma la pasta se quedará en su punto y no se pasará.

Ahora preparamos el chorrizo. Corta en trozos bien pequeños, la cantidad dependerá del gusto de la familia. Prepara una sarten al fuego, no es necesario añadir aceite, ya que el propio chorizo se cocinará sobre su propia grasa.

Añadimos el chorizo a la sartén y sofreímos bien. Una vez que esté el chorizo listo, dejamos reposar sobre un papel absorbente para que suelte toda la grasa posible.

Prepara una fuente que sea optima para el horno. Añade los macarrones y el chorizo frito, mezcla bien. A continuación, añadimos el tomate frito sin poner toda la cantidad de golpe. Ve mezclando y así verás la cantidad exacta que necesitas de tomate.

Por ultimo, bate los huevos en un recipiente a parte. Los volcamos sobre la fuente con los macarrones, cubriendo bien todas las partes. Menea un poco la fuente para que, el huevo batido empape bien toda la pasta.

Es hora de meter al horno. Precalentamos el horno mientras vamos preparando los ingredientes. Introduce la fuente de pasta al horno, en la parte central y bajando la temperatura a 180g. Una vez que veas que el huevo se ha cuajado, coloca la fuente en la parte superior y selecciona el modo gratinar, en tu horno.

Solo necesitamos esperar unos minutos para que el huevo quede gratinado por encima, y ¡listo!, tienes un delicioso plato de pasta adecuado para toda la familia.

Alternativas al chorizo

Si en casa no os gusta demasiado el chorizo, puedes sustituir este ingrediente por algún otro que os guste más. Puedes añadir taquitos de jamón curado, bacon ahumado o incluso tacos de jamón cocido o pavo.

También puedes hacer tu misma la salsa de tomate, lleva más tiempo pero siempre queda más sabrosa. O incluso sustituirla por tomate natural, quedará un sabor más suave pero igualmente delicioso.

¡Bon apetite!

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Recetas Fáciles

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.