Una investigación corrobora los beneficios del ejercicio físico en adolescentes diabéticos

Ejercicio físico diabetes

La Asociación Europea para el Estudio de la Diabetes acaba de publicar en la revista “Diabetología” un estudio mostrando el impacto positivo que tiene la práctica de ejercicio físico en adolescentes que padecen diabetes. El descubrimiento apunta a la necesidad de orientar esfuerzos para promover la práctica de ejercicio físico en chicos y chicas adolescentes (hacia los 13 años), puesto que está comprobado que la actividad física en esas edades reduce los niveles de resistencia a la insulina hasta en un 17 por ciento; incluso después de haber incluido en la investigación factores como el peso y la grasa corporal.

En la Fundación Española contra la Diabetes encontramos que el ejercicio disminuye el nivel de glucosa en sangre al aumentar la incorporación de glucosa en las células musculares sin que incremente la cantidad de insulina. También se dan unas recomendaciones para evitar posibles complicaciones:

  • No se realiza ejercicio físico en solitario; pero si se hace, la persona debe ir identificada.
  • Se debe llevar agua y suplementos de hidratos de carbono.
  • Antes y después de la actividad se controlará la glucemia.
  • Antes se valorará la necesidad de insulina y se inyectará esta en el abdomen.
  • Nunca se debe realizar ejercicio físico durante la fase de máxima acción de la insulina.
  • Se recomienda el ejercicio aeróbico, programado y progresivo.
  • El calzado será adecuado a la actividad escogida.
  • Por último, que el médico chequee al niño o la persona adulta con diabetes, para orientar sobre la actividad física.

Como sabéis, la diabetes se produce a causa de la alteración en el funcionamiento del organismo; concretamente porque el páncreas no produce insulina, o por que esta no hace su efecto. La insulina es la encargada de mantener bajos los niveles de glucosa

Existen de tipo 1 (en niños y adolescentes) y de tipo 2 (en personas adultas, aunque cada vez más en menores). Para prevenir la diabetes de tipo 2 se recomienda una alimentación equilibrada rica en fibra, y la práctica regular de ejercicio físico.

El estudio del que os hablo ha sido coordinado por Brad S. Metcalf, investigador de la Universidad de Exeter, y demuestra que el ejercicio físico es capaz de provocar efectos beneficiosos sobre la resistencia a la insulina – condición relacionada con la Diabetes de tipo 2 – en adolescentes. En cambio parece no influir sobre la enfermedad, cuando los chicos y chicas tienen 16 años; lo cual justifica realizar esfuerzos para mostrar a los adolescentes más jóvenes, el provecho de la práctica física en la salud presente y futura. Para obtener estas conclusiones se ha medido anualmente el nivel de resistencia a la insulina a 300 participantes desde que cumplieron 9 años hasta que han tenido 16.

Si bien el trabajo , viene a corroborar las recomendaciones más frecuentes, es importante saber que a veces el organismo quema grasa para poderla utilización como combustible, ya que la insulina disponible para usar el azúcar en sangre no es suficiente. Esta situación genera las sustancias conocidas como cuerpos cetónicos, y los diabéticos con niveles altos de esta sustancia en sangre, podrían encontrarse mal tras la actividad física. Nuevamente es importante la intervención del profesional de la salud para que oriente en la forma de comprobar estos niveles.


Categorías

Salud

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *