Una sala didáctica

La llegada del bebé a la casa, puede plantear una serie de cambios en muchos aspectos, dentro de los cuales la decoración y la disponibilidad del espacio hogareño, son típicas víctimas de ellos.

Por ello, se sugiere a las parejas que contraen enlace con la programación de futuros bebés, tener planificado un espacio propio para el entretenimiento del niño, donde este pueda desarrollar sus actividades lúdicas y además, que contenga sus juegos, y una decoración apropiada.

En primer lugar, las dimensiones de este sitio deben oscilar los  6 metros cuadrados, para contar con un espacio medio. Se sugiere elegir un color de base de paredes y techo claro, en el tono que se prefiera. El hecho de seleccionar una pintura clara, permite poder anexar decorados múltiples en cuanto a adornos, aplicaciones, luminarias, etc.

Las alfombras destinadas a este reducto, deberán ostentar colores alegres, que motiven al niño a estar en ese espacio con ganas de moverse  e interactuar con sus juguetes y demás objetos.

Se sugiere que las ventanas sean grandes y den a un lugar al aire libre, para permitir la ventilación natural así como la luz solar que alimenten al lugar. Las cortinas deberán ser claras y el todo caso, sobre ellas dibujar o aplicar algún motivo, mas basarse sobre un color blanco o similar.

Este espacio no contará con demasiados muebles, pero sí con juegos, como veremos en la segunda parte de esta nota, por ello se recomienda a los papis, prever esta necesidad de espacio disponible.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *