Usar el andador

Muchas mamás optan por el uso del andador cuando sus bebés comienzan a querer ir libres por la casa, sin embargo, los pediatras, no recomiendan en absoluto, pues limita las etapas del bebé en cuanto a sus comienzos de caminar (gatear, ponerse de pie…), le expone a peligros, no estimula el equilibrio ni el balanceo de los brazos… pero aunque parezca mentira, este instrumento, también tiene algunos puntos a favor como:

las emociones que se ejercen en su alegría, diversión, da rienda a su curiosidad, se mueve por su mundo, le aporta experiencias… todo ello , se ha de tener en cuenta que ante esto, necesitan estar supervisados, pues aun confiando en el andador, no debemos darle toda libertad

Hay niños que son muy activos y el andador les sirve de juguete para desfogar la energía. Es similar a la bicicleta cuando son más mayores

Si has decidido usarlo, no debes de pensar que es un instrumento de ayuda a tu libertad de estar más tranquilo sin prestar atención a sus necesidades, solo es necesario para su distracción, pero no de la tuya, la cual, puede causar accidentes. La supervisión de un adulto, siempre es necesaria, pues al niño le invade la curiosidad y llegará a situaciones peligrosas como entrar en lugares peligrosos, coger objetos dañinos para él, este. Tenga en cuenta que también necesita gatear, agarrarse de muebles o de la mano. El andador ha de utilizarse en momentos puntuales, simplemente de experiencia, pero no de costumbre.

Mas información – El uso del andador

Fuente – Planeta mamá


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *