La vacuna contra la Covid-19 y la esclerosis múltiple

investigación

Hoy se dedica el día a la esclerosis múltiple, la enfermedad de las mil caras. Esta es una enfermedad neurológica que afecta más a los jóvenes, y niños. Por lo que los avances que haya en su tratamiento mejorará mucho la vida de estas personas que se pueden ver afectadas por importantes limitaciones. Esta es una enfermedad muy incapacitante.

Gracias a muchas de las investigaciones que se han llevado a cabo en la lucha contra la Covid-19, han servido para avanzar en el estudio otras enfermedades, entre ellas la que nos ocupa. Y es que en la ciencia todo está enlazado. De estas cuestiones y otras hablaremos en el Día Mundial de la Esclerosis Múltiple.

Relación entre la vacuna contra la Covid-19 y la esclerosis múltiple

pandemia vacunación

En enero de este año la revista Science publicaba un trabajo del mismo grupo que sintetizó la vacuna de Pfizer/BioNTech contra la Covid-19. Este grupo de científicos ha ensayado con éxito otra vacuna de ARN mensajero (ARNm) que suprime los síntomas de la esclerosis múltiple. El ensayo sólo se ha hecho en animales y en sus modelos de esclerosis múltiples. Hay que tener cautela y a pesar de ser muy buenas y esperanzadoras noticias, aún queda mucho por recorrer.

Esta investigación del grupo desarrollador de la vacuna Pfizer/BioNTech contra la Covid-19, viene a decir (para los profanos en el tema) que se suprime completamente el desarrollo de síntomas de esclerosis múltiples animal, cuando se aplica antes de que aparezcan los síntomas. Por lo que podría considerarse como tratamiento preventivo.

Cuando se aplica una vez que los animales tienen síntomas, estos revierten considerablemente. Los animales recuperan parte o incluso toda su motilidad gracias a un efecto anti-inflamatorio, no reparador. Sin duda es una noticia muy esperanzadora, pero el tratamiento no ha sido estudiado en humanos. Se trata de un ensayo preclínico.

Vacunación contra la Covid-19 y pacientes de esclerosis

esclerosis múltiple

El grupo de Estudio de Esclerosis Múltiple de la Sociedad Catalana de Neurología ha asegurado que las vacunas autorizadas para la Covid-19 son seguras y no empeoran la evolución de la esclerosis múltiple. La vacunación no altera el mecanismo de acción de los fármacos que se emplean para tratar la enfermedad. Tampoco se ha demostrado que haya un mayor riesgo de brotes después de recibir una vacuna.

Por tanto, hay una confianza razonable para que se pueda administrar en pacientes de esclerosis múltiple, tanto los tratados como los que no. Hay personas sin tratamiento porque sólo desarrollan la enfermedad, en su primera fase, con síntomas leves.  Lo único que destacan es que la eficacia de la propia vacuna puede verse reducida al utilizar fármacos con mayor poder inmunosupresor. En este sentido recomiendan buscar el mejor momento para la vacunación.

La Sociedad Catalana de Neurología defiende, que debe considerarse como población de riesgo a los pacientes con esclerosis múltiple mayores de 65 años, con alto grado de discapacidad y que deban recibir o hayan recibido un trasplante de médula ósea o inmunosupresores. Esta exposición se recoge en el documento: Recomendaciones sobre la vacunación frente al COVID-19 para pacientes con EM.

Otros avances en el estudio de la esclerosis múltiple

esclerosis múltiple esquema

Esta relación entre la vacuna de ARN mensajero, cuyo sistema también podría utilizarse en los enfermos y enfermas de esclerosis múltiple, no es el único avance que está habiendo en los tratamientos. Se sigue trabajando en desarrollar tratamientos que repongan los oligodendrocitos y la mielina perdidos.

Hasta ahora hay más de 10 tratamientos aprobados contra la esclerosis múltiple en humanos. Se trata de fármacos inmunomoduladores, que enlentecen el curso de la enfermedad, pero que no consigue detenerla por completo, ni curarla. Estos medicamentos suelen tener efectos secundarios importantes, como por ejemplo reducir la efectividad de las defensas contra otros patógenos, más allá del coste elevado para los sistemas sanitarios.

En este sentido, un trabajo realizado en Estados Unidos ha concluido que el tratamiento con modificadores de la enfermedad se asocia con menores costes totales, tanto directos como indirectos para los sistemas sanitarios. El 69% de este ahorro corresponde a costes sanitarios directos y el 31% restante a pérdidas de productividad laboral.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.