Valores para enseñar a los hermanos

Criar a los hijos no siempre es fácil y que ellos se peleen es incluso natural. Pero cuando se pelean demasiadas veces es posible que sientas que estás haciendo algo mal. Puedes tener un estado de nervios que incluso te bloquee la forma de pensar y que no te permita ver más allá de gritos y voces. Pero no te preocupes, los hijos se pueden educar para que con el tiempo empiecen a quererse y respetarse como hermanos que son.

El día de mañana los padres ya no estarán para cuidar de sus hijos, y ellos, como hermanos, serán su propia familia y tendrán que seguir queriéndose y respetándose. Cuando las personas llegamos a la vida adulta nos damos cuenta de que la familia es lo más importante y que cuidarla es lo más bello que se puede hacer. Por eso, tanto si tienes los hijos adolescentes como si son pequeños, es importante que comiences a trabajar en su relación. Aunque si empiezas cuando ellos son pequeños, mucho mejor.

Si quieres que tus hijos se unan como buenos hermanos (aunque a veces se peleen), deberás educarles desde el respeto, el amor y aprender a compartir con la familia (no solo cosas materiales, si no también momentos especiales). Pero además de esto, también hay algunos valores que no pueden faltar en tu crianza diaria. Estos valores os ayudarán a que la familia esté más unida y que tus hijos sepan cómo quererse como hermanos de verdad y no solo de sangre.

Aprender a disculparse

El orgullo no sirve para nada, únicamente nos hace sentir mal. Es posible que como padre o madre, hayas visto más de una vez alguna disculpa poco real de tus hijos. Nos referimos a esas disculpas sin mirar a la cara que casi ni se escuchan y que mucho menos, se sienten.

Tus hijos deben aprender a disculparse para aprender a quererse y que su empatía crezca junto con ellos. Por eso, cuando deban disculparse haz que se miren a los ojos, que hablen claramente y que digan vocalizando bien: ‘perdón’ o ‘lo siento’. Si es necesario haz que lo repitan hasta que piensen lo que realmente significa. Después dile que es fácil decir esas palabras pero que solo cobran significado cuando se sienten realmente, porque cuando esto ocurre el comportamiento cambia a mejor.

Tus hijos no son el centro del universo

Los niños deben saber que son lo más importante del mundo, pero que no son para nada, el centro del universo. Aunque el problema en ocasiones radica en que ni lo adultos saben en ocasiones que sus hijos no son el centro de todas las miradas. Pero es importante que les enseñes a tus hijos esto desde una edad bien temprana, porque así entre ellos, se llevarán bien.

Para conseguir esto, los niños deben aprender que en una familia no hay un ‘yo’ sino que siempre habrá un ‘nosotros’. Para que una familia esté unida esto es muy importante.

Debes ser un buen ejemplo

Para que tus hijos aprendan a quererse y respetarse deberán ver en ti lo mismo. Si tienes hermanos, muéstrales con tus acciones cómo les quieres y cómo te preocupas por ellos. Así tus hijos sabrán que es bueno comportarse bien con sus hermanos. Recuerda que no puedes cambiar lo que no conoces. Por lo tanto, si quieres que tus hijos se lleven bien y se quieran más, tendrás que mostrarlo con tus propias acciones, solo así lo aprenderán. Los niños modelan el comportamiento que ven y no las palabras que escuchan.

No hables mal de los miembros de tu propia familia

Si estás enfadado/a con tu pareja, es normal, sois humanos. Pero si dices cosas negativas sobre él/ella a tus hijos, eso solo les enseñará a tus hijos a hablar mal de su propia familia e incluso a ser agresivos. Debes asegurarte de que tus palabras siempre son positivas. Incluso aunque haya cosas que te molestan o te hacen sentir mal, piensa siempre: ‘sé que puedo hacerlo mejor’. Nunca debes criticar a otras personas porque tu hijo aprenderá a hacer lo mismo.

Haceros regalos

Los regalos son una muestra de afecto y amor que se siente hacia otra persona. El regalo que se recibe no es lo importante, si no las manos de quien lo hace. Ese es el auténtico regalo. En las ocasiones especiales anima a tus hijos a que se regalen mutuamente, esto es una tradición bonita que no se debe olvidar. Regalar es mostrar el amor que se siente por los demás.

Comer juntos en familia

Comer y cenar juntos en familia es mucho más importante de lo que parece a simple vista. Tener comidas o cenas familiares de forma regular ayuda a los niños a mantenerse alejados de los problemas a medida que crecen. Este es un momento en el que hablar entre todos y comunicarse.

Por eso, no dudes en empezar un ritual en el que todas las personas rodeen la mesa y digan lo mucho que se quieren y se aprecian sobre todos los demás miembros de la familia. Esto permitirá que se trabaje el vínculo familia y aumentar así el amor y el respeto entre todos los miembros de la familia.

Decir ‘te quiero’ y abrazarse

Los niños para que aprendan a decir ‘te quiero’ tienen que oírlo desde pequeños de la boca de sus padres. Además, los abrazos son muy importantes en las familias. Incluso si tú no provienes de una familia que sea muy cariñosa, tú sí puedes hacer que en tu casa lo seáis. Diles a tus hijos todo lo que les quieres diariamente y abrazaros todos los días.

Las palabras bonitas os vincularán emocionalmente y además, permitirán que os sintáis bien los unos con los otros, por eso, acostumbra a tus hijos (siendo tú el mejor ejemplo), a decir palabras bonitas y de aliento entre todos.

Recuérdales que ellos serán su familia

A nadie le gusta pensar esto, pero el día que no estés a su lado, ellos serán su única familia y deberán cuidarse y respetarse. Si se tiene la suerte de poder seguir el orden natural de las cosas, los padres mueren antes que los hijos. Cuando los padres ya no están, ellos serán los que deberán cuidar su propia relación.


Categorías

Consejos, Familia

Madre, maestra de educación especial, psicopedagoga y apasionada de la escritura y la comunicación. Fanática de la decoración y el buen gusto estoy siempre en un aprendizaje continuo... haciendo de mi pasión y mis aficiones, mi trabajo. Puedes visitar mi página web personal para estar al tanto de todo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.