Vamos a la cama: cómo enseñar buenos hábitos de sueño a los hijos

Tener consciencia de cuándo es de día y cuándo es de noche, es algo que se adquiere con los años, no es un conocimiento innato. Por este motivo, si los niños no tienen adquiridos unos buenos hábitos de sueño, pueden pasar la noche dando vueltas y saltos sin reconocer que ha llegado la hora de dormir. Este es el principal motivo por el cual los niños necesitan tener su día bien estructurado, para que su propio organismo aprenda a lanzar la información correcta en el momento oportuno.

Para que los niños asimilen bien toda esa información y su intención concuerde con su propio organismo, es necesario crear un hábito. Es decir, repetir una acción de forma rutinaria, siguiendo los mismos patrones hasta que se asimile y se realice de forma natural. Según dicen los expertos, se tardan 21 días en adquirir un hábito, quizá para los adultos pueda darse por bueno ese dato, pero cuando se trata de niños, lo más apropiado es que respetes los ritmos de cada niño.

Cómo crear un hábito en los niños

Para que los niños asimilen el hábito es necesario crear un patrón, repetir las mismas acciones a una hora similar cada día. No solo para crear un hábito de sueño, sino para organizar y estructurar de forma apropiada el día a día de los niños. Por ejemplo, levantarse cada día por la mañana a la misma hora todos los días, sin darte cuenta tu propio organismo te hará despertar siempre a una hora similar, sin necesidad de despertador. Si además lo repites durante mucho tiempo, más te costará cambiar ese hábito porque tu organismo reconoce que eso es lo apropiado.

Por lo tanto, tómate tu tiempo para planificar bien cómo quieres estructurar el día de los niños para poder crear unos buenos hábitos de sueño. Ya que esta no se limita a la hora de ir a la cama, la rutina de sueño debe comenzar como un par de horas antes de la hora de dormir. De forma qué, a la hora de ir a la cama, el niño esté preparado para disfrutar de un sueño profundo y reparador.

En qué consiste una buena rutina de sueño

La rutina de sueño debe comenzar hacia la mitad de la tarde, cuando el turno de hacer los deberes y jugar en el parque haya terminado. Es decir, una vez que se vuelve a casa por la tarde, todas las actividades que se realicen antes de ir a la cama deben formar parte de la rutina de sueño.

Por ejemplo:

  • A las 19:30 tomamos un baño y nos ponemos el pijama (si además incluyes otras rutinas como recoger el baño o ponerse el pijama él mismo, mucho mejor)
  • Sobre las 20:00 podemos hacer un puzzle, ver un libro o pintar tranquilamente mientras mamá o papá preparan la cena. Este juego debe ser tranquilo, para que el niño vaya bajando las revoluciones.
  • Antes de cenar recogemos todos los juguetes y dejamos la habitación recogida. Este paso es fundamental para que el niño pueda dormir plácidamente. La habitación debe estar recogida, si los juguetes está todos tirados y sin recoger, aportarán una especie de estado caótico que impedirá que el niño descanse correctamente.
  • Hacia las 20:30 nos ponemos a cenar, tranquilamente en la mesa.
  • A las 21:00 nos tumbamos en la cama y leemos un pequeño cuento o cantamos una canción antes de dormir.

Deja que tu hijo se duerma solo

¿Por qué es tan importante que el niño se acostumbre a dormirse él solo? Porque si tu hijo se duerme contigo a su lado y se despierta en mitad de la noche, se sentirá desubicado y desorientado porque así no es cómo se quedó dormido. No es una sensación agradable y puede afectar negativamente en su rutina de sueño, creando ansiedad y miedo a dormir solo.

Evita quedarte en la cama con el niño hasta que se duerma del todo. Una vez que termine el cuento o la canción elegida, despídete del pequeño y márchate de la habitación. Es probable que tarde un rato en dormirse pero es preferible que lo haga solo. De esta forma, tu hijo podrá adquirir unos buenos hábitos de sueño que le permitan realizar sus actividades cada día de forma apropiada.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.