Varices en el embarazo, ¿se pueden prevenir?

Las varices en el embarazo

El embarazo supone un gran cambio físico y emocional para la mujer, y en muchos sacos, produce una serie de secuelas que se mantienen más allá del propio embarazo. Las varices son una de esas molestias que aparecen como consecuencia de los cambios durante este periodo. Se trata de un problema bastante molesto, tanto a nivel de estética como por las molestias que esto produce.

Las varices en el embarazo se producen como consecuencia del aumento de la sangre en el cuerpo de la mujer, además de los numerosos cambios hormonales y físicos. Si estás embarazada, es posible que puedas sufrir este tipo de problemas, por lo que no debes perderte estos consejos para prevenir su aparición en la medida de lo posible.

Las varices en el embarazo

Durante el embarazo, se produce un aumento en el volumen de la sangre de la mujer para poder cubrir las necesidades tanto de la madre como del feto. Este aumento sanguíneo, provoca que las venas se inflamen bajo la capa de la piel. Además, existen otros factores como la dilatación de los vasos capilares o el aumento de tamaño del útero.

La forma más frecuente de sufrir varices en el embarazo es en las piernas, puesto que el aumento de peso y la presión que ejerce el útero, produce que el flujo de la sangre sea menor hacia las piernas. Pero también es posible sufrir varices en zonas más complicadas y molestas, como en la vulva e incluso en el ano, donde se conocen como hemorroides.

Hemorroides en el embarazo

Lo más habitual es sufrir de varices en las piernas, por lo que vamos a ver qué puedes hacer para evitar sufrir estas molestias durante tu embarazo.

Cómo prevenir las varices en el embarazo

La mejor forma de prevenir las varices en las piernas es realizando actividad física de forma habitual. Al realizar ejercicio, tu cuerpo se mantendrá fuerte, saludable y tus órganos internos funcionarán con mayor funcionalidad. El sedentarismo y el sobrepeso son dos de las principales causas de las varices. Procura alimentarte de forma saludable, para evitar las consecuencias de coger demasiado peso durante tu embarazo. También es fundamental mantenerte correctamente hidratada, así ayudarás a que la sangre fluya de forma correcta.

También puedes seguir los siguientes trucos:

  • Evita pasar demasiado tiempo en la misma postura. Es decir, si estás sentada procura cambiar la posición regularmente, mueve las piernas y realiza ejercicios con los tobillos para evitar la inflamación varicosa.
  • Procura mantener las piernas en alto. Cuando estés sentada y cuando duermas también, solo tienes que colocar un cojín bajo las piernas.
  • Aplica duchas de agua fría. El agua debe de estar lo más fría que puedas soportar, aplica directamente con la alcachofa de la ducha. Ve realizando círculos con el agua y aplica siempre en sentido ascendente, desde los tobillos hacia las rodillas.
  • Evita el uso de ropa demasiado ajustada. Además de resultar incómoda, favorecerá la compresión de las venas y la acumulación de la sangre.
  • Tampoco debes usar zapatos muy cerrados ni tacón alto.
  • Realiza masajes en las piernas con alguna crema hidratante. De esta forma estarás tratando dos problemas en uno. Por una parte, estarás favoreciendo el flujo sanguíneo y por otra, evitarás la aparición de estrías, flacidez y otros problemas de piel típicos del embarazo. Ten mucha precaución a la hora de elegir el producto que usas para el masaje, algunas cremas están contraindicadas en el embarazo y debes evitarlas. En este enlace encontrarás algunos consejos que te ayudarán a elegir el mejor producto.
  • Camina todo lo que puedas. También puedes practicar otros deportes altamente recomendados en el embarazo, como la natación, el pilates o el yoga para embarazadas.

Hacer ejercicio durante el embarazo es saludable para la madre y para el bebé

No siempre se pueden prevenir las varices

Existen otros factores que no se pueden controlar, por lo que es posible que a pesar de seguir todos estos consejos y otros que pueda facilitarte tu médico, sufras de varices en las piernas o en otras zonas de tu cuerpo. No obstante, siempre puedes mejorar el estado de las varices siguiendo los trucos mencionados. Recuerda que la mejor forma de evitar esta y otras complicaciones físicas, es llevando un embarazo saludable.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.