Conoce las ventajas e inconvenientes de que tus hijos lleven uniforme escolar

uniformes-escolares

Hace un año el Defensor del Pueblo emitió una resolución a partir de la queja de una ciudadana cuyos hijos acudían a un centro concertado de la Comunidad de Madrid; resultaba que los uniformes que debían llevar los escolares sólo se podían adquirir en el propio colegio, siendo su precio excesivo. Se menciona en el informe que la autonomía de los centros para elaborar normas de organización debería estar presidida por un principio de proporcionalidad, “sujetándose a los límites que fijan el marco legal y constitucional”.

Y es que la educación obligatoria está garantizada por el Estado, así que corresponde a los poderes públicos adoptar las medidas para que el que es un derecho básico sea efectivo. Además de hablar sobre el derecho de las familias como consumidoras, analizaremos también las ventajas e inconvenientes de la uniformidad en los colegios; pero antes de proseguir me gustaría resaltar otra información contenida en el informe del Defensor del Pueblo: el precio de un uniforme completo ‘para una familia con dos hijos’ oscila entre los 128 euros de un uniforme básico adquirido libremente a los 391 € si se compra en el centro educativo.

Lo que ocurre es que un uniforme básico no tiene logos identificativos de la escuela, que están registrados y no pueden adquirirse en ningún lugar, pero aceptar esta situación es resignarse a asumir el sobrecoste mencionado. La OCU por su parte, a través de su encargado de asuntos de competencia, ha informado en alguna ocasión que ese no es motivo para tener que comprar todo el uniforme en un mismo lugar, ni para que los precios ‘se inflen’. Y sin embargo mientras unos ven afectado el derecho a la gratuidad de la enseñanza, e incluso denuncian prácticas abusivas, otros responden que no hay nada ilegal en patentar un logo, o en que un colegio (dado de alta en el IAE) tenga capacidad de venta.

En la pública, el uniforme no puede ser obligatorio.

Y la utilización de uniformes, que para el centro educativo supone ingresos extra, incluso cuando la distribuidora es una empresa ajena (y precisamente por ceder los derechos), también se extiende a los colegios públicos, de hecho, según se menciona aquí hasta un 20 por ciento de los que están ubicados en la Comunidad de Madrid ha establecido su uso. Pero ¿es obligatorio? pues no en la pública, y en la concertada o privada según las normas, probablemente en estas últimas dos opciones si se establece su uso, también podrían existir sanciones por no llevarlo. Y cuando el Consejo Escolar de un cole público decide que sus alumnos lleven uniformes, no implica vinculación (en opinión de los expertos de Legalitas).

Personalmente no les pondría un uniforme a mis hijos a no ser que ellos se empeñaran, sé que tienen muchas ventajas, pero es que también hay beneficios en vestir como uno quiera. Cuando estuve en la Junta Directiva de la AMPA, impulsé una votación entre padres para después elevar los resultados al Consejo Escolar, sabía que aunque el resultado fuera favorable a la utilización de uniforme, yo no lo compraría. Y aunque entre las supuestas ventajas está que elimina desigualdades (por aquello de que da igual que puedas comprar ropa en un establecimiento caro o en el mercadillo, porque al cole todos van con lo mismo puesto), la diferencia entre quien va uniformado y quien no, fuera del entorno escolar, se hace patente, así que ese argumento es para cogerlo con pinzas, pero es solo mi opinión.

Uniforme sí, uniforme no… ¿qué ventajas existen en cada decisión?

Uniforme SÍ.

  • Comodidad y también rapidez en vestirse por la mañana: se dice que hay niños que tardan mucho en escoger qué ponerse, y de esta forma es todo mucho más sencillo.
  • Evita las diferencias; aunque yo creo que los niños igualmente son objetivos de la publicidad, y pedirán ciertas prendas para lucir en días festivos. Por lo tanto hay que educar en valores.
  • Mayor identificación con la escuela.
  • En muchas familias, los padres se sienten desahogados al no tener que comprar ropa más que para los días festivos, un quebradero menos de cabeza

Uniforme NO.

  • No permite la individualidad y la libre expresión mediante la forma de vestir.
  • Si el colegio no contempla un diseño unisex, pueden favorecer el sexismo, pues las niñas tendrán que llevar quieran o no una falda.
  • Si no se compra toda la equipación a principios de curso, puede que después cueste de encontrar algunas prendas.
  • La diversidad es buena, y además si vemos un conflicto en que las niñas y los niños escojan su propia ropa, dificultamos su convivencia.

Está claro que cada familia escoge según su forma de vivir o la educación que quiera para sus hijos, quizás llevar uniforme sea como vivir en una burbuja, porque la realidad afuera del cole es multicultural, multicolor y multiforme… aunque pensándolo bien, los peques viven muchas situaciones durante el año que ya les ayudan a darse cuenta de esto.

¿Qué pensáis vosotros?

Imagen — florianramel


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

2 comentarios

  1.   uniformes dijo

    En lo particular creo que el uso de uniformes escolares en una muy buena forma en que los hijos se identifiquen con la institución, les crea disciplina pues saben que es importante que cuiden de sus prendas, por otra parte les crea conciencia que en un futuro usarán prendas de éste tipo para vida profesional.

    Eso es en mi opinión, sin embargo es muy respetable cada opinión.

    1.    Macarena dijo

      Si claro, ¡bienvenidas sean las opiniones! Hemos intentado ofrecer los pros y contras para dar una visión más amplia, sabiendo que cada una o uno se decanta por una decisión según las características de su familia.

      Sin embargo, el argumento de que en el futuro los niños puedan o no usar uniformes en el trabajo, no nos acaba de cuadrar, porque dependerá de a que se dediquen.

      En cualquier caso, muchísimas gracias por comentar. Un saludo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *