Verrugas durante el embarazo

Verrugas en el embarazo

Durante el embarazo la piel y el pelo de una mujer pueden estar afectados y por lo consiguiente verse afectados. Este comportamiento da como resultado a diversos cambios, y uno de ellos es la aparición de las inoportunas verrugas o “fibromas blandos”. Por lo general suelen ser inofensivas y suelen desparecer después del parto.

Su etología es desconocida pero un gran aumento de estrógenos puede ser una de las grandes causas. Los lugares dónde principalmente suelen aparecer es en el cuello, en los pechos o en su parte baja, en el abdomen,…pero si la presencia se hace notable en los genitales entonces habrá que llevar un estricto seguimiento médico de las mismas.

¿Por qué se producen?

Más del 75% de las personas en todo el mundo son portadoras de este tipo de virus, el llamado VPH, puede llegar a transmitirse de una persona a otra por contacto directo. En el caso de las embarazadas este tipo de virus ya es portador en la mayoría de las mujeres con el inconveniente de sufrir sus manifestaciones a raíz de la gestación.

Este problema deriva por los cambios hormonales sufridos durante este período. El cuerpo también sufre un debilitamiento temporal de la inmunidad y llegando a este este punto las células de la epidermis comienzan a dividirse y crecen intensamente, llegando a apacer las verrugas.

Otras de las razones de esta aparición es producida por una mayor compresión y fricción de la piel en los lugares de contacto con la ropa o el calzado, lo que aumenta la probabilidad de traumatismos o microgrietas. Y si la futura madre ya se encontró con episodios de verrugas antes, la probabilidad de una recaída aumenta varias veces. El tipo de verrugas que pueden llegar a aparecer son simples o genitales.

¿Cuándo debemos considerar que son peligrosas las verrugas?

Su aparición es casi igual a la de los lunares y los tipos pueden formarse en dos categorías:

  • Están las verrugas ordinarias son los denominados “acrocordones”, pequeños colgajos de piel suaves, blandos y de color carne, o ligeramente oscuros. Este tipo de verrugas son comunes en zonas como manos y pies, pero durante el embarazo esta manifestación puede aparecer en cualquier parte del cuerpo y en los lugares más inesperados: en el cuello, la cara, en el área pélvica, el tórax, en la axila. Su aparición no representa peligro pero muchos médicos creen que si no causan dolor, no crecen y no muestran signos de infección, entonces no hay necesidad de tocarlos hasta que nazca el bebé.

Verrugas en el embarazo

  • Por otro lado están las verrugas genitales o condilomas acuminados. Pueden presentarse como protuberancias pequeñas, planas, del color de la piel, o protuberancias similares a una coliflor. Aparecen en las zonas genitales y en el ano. Pueden ser síntomas de enfermedades graves y ante su aparición durante el embarazo se debe acudir inmediatamente al médico ya que pueden aumentar excesivamente de tamaño y molestar, especialmente si obstruyen la salida del canal del parto. Para ello se le programará un parto por cesárea ya que un sangrado excesivo por parte de ellas podría transmitir al futuro hijo la infección de dicho virus. Estas verrugas pueden ser tratadas pero su resolución podría ser incompleta o inadecuada, es mejor esperar a que haya finalizado el embarazo.

¿Cómo lidiar con estas verrugas en el embarazo?

Si pueden ser una parte muy molesta y necesitas extirparlas, la autoextracción no es una vía fácil dado a que sus raíces se hunden profundamente en la piel, con el consecuente de ser de difícil extracción. No obstante será el dermatólogo quien hará una calificación correcta y procederá a su extirpación, entre ellas evaluará el grado de infección y determinará el tratamiento más correcto y efectivo, teniendo en cuenta las características fisiológicas de la mujer y el curso del embarazo.

Verrugas en el embarazo

Se puede llegar a echar mano de remedios naturales, usando productos de primera mano como el jugo de limón ya que es antiséptico y antiviral; el vinagre de manzana por sus propiedades antivirales, antibacteriales y antifúngicas; el ajo es otro remedio muy efectivo tanto comido como aplicado sobre la verruga; y el jugo de la cebolla aplicado sobre la zona afectada.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.