Violencia de género entre adolescentes: un tema pendiente

Machismo adolescentes

Un 80 por ciento de adolescentes entre 14 y 19 años han conocido algún acto de violencia de género en parejas de su edad, y son capaces de identificar una media de 5 actos violentos ejercidos por chicos, y 3,7 ejercidos por chicas. Esta es una de las afirmaciones del estudio “¿Fuerte como papá? ¿sensible como mamá? Identidades de género en la adolescencia”, elaborado por el Centro Reina Sofia sobre Adolescencia y Juventud (perteneciente a la FAD).

Releyendo las principales conclusiones del estudio, podemos hablar claramente de machismo o (más de chicos hacia chicas), y después de los asesinatos de mujeres a manos de sus parejas a los que venimos asistiendo, nos debería preocupar que entre los más jóvenes también se den actitudes machistas. Eso sí, los adolescentes son conscientes del machismo entre personas de otras generaciones, y creen que el proceso de igualdad es lento y a la vez progresivo: para un 42 por ciento de los entrevistados, las diferencias entre sexos son muy pequeñas o pequeñas.

Pero si volvemos la mirada al ‘mundo’ de la adolescencia, observamos que con demasiada frecuencia, las relaciones de pareja se articulan alrededor de mecanismos de posesividad y control, lo que da lugar a un comportamiento potencialmente agresivo, que resulta ser más frecuente y grave en los varones. Además de los resultados de la investigación que os estoy presentando, y para que pueda servirnos de reflexión, os diré que hace unos meses, la Fundación ANAR, alertaba sobre un 51,1 % de las adolescentes víctimas de violencia de género, que no es consciente de estar sufriéndola.

El estudio ha analizado mediante encuestas, las respuestas de 2514 chicas y chicos en las edades mencionadas

Ser chica / ser chico

Parece ser que se mantienen estereotipos poniendo en juego expectativas, roles y referentes colectivos. Existe aceptación respecto a los tópicos, como por ejemplo la sensibilidad y ternura atribuida a las chicas, que además se preocupan por la imagen. O el dinamismo e independencia de los chicos, sobre los que se acepta que deban ser posesivos o celosos.

Fuerte como papá, sensible como mamá

No puedo más que asombrarme por estos resultados en una generación que ha sido educada en igualdad, o se supone, y mucho me temo que hemos llevado tal igualdad al plano teórico, sin pretender que las niñas defiendan su identidad e integridad emocional.

¿Violencia en la adolescencia?

Es un hecho que nos golpea y nos obliga a abrir los ojos hacia lo que está ocurriendo a nuestro alrededor. La primera vez que oía hablar sobre ello de una forma cercana fue hace 6 años: en una charla que impartía a padres de un Instituto, una madre me relataba como su hija de 15 años había decidido prescindir del móvil, porque un ex novio la ‘acosaba’ con mensajes en los que le preguntaba ‘con quién estaba’ y ‘qué llevaba puesto’. He de decir que como madre de niña (y de niño) sentí mucha angustia al imaginar la situación.

No me atrevo a decir que cuando yo tenía esa edad había menos machismo, pero si que afirmo que mi percepción en cuanto a mis propias relaciones con chicos y cómo veía mi entorno, era de una mayor normalidad, y de igualdad. Nadie interfirió en mis decisiones, y nadie me ninguneó por ser mujer. Quizás fue solo cómo lo veía yo, o no presté atención a detalles en otras personas; quizás depende del carácter de cada persona, y de sus fortalezas.

Violencia entre géneros

Los resultados de la investigación también se refieren a ese 80 por ciento de chicas y chicos que conocen actos de violencia entre géneros. Son mayoritarios aquellos relativos al control, aunque también e relatan insultos, difusión de imágenes, obligar a hacer cosas que la otra parte no quiere, agresiones físicas, provocar miedo, romper cosas de la otra persona …

Estoy convencida de que algo estamos haciendo mal, porque las chicas perciben peor sus oportunidades profesionales o políticas; además la violencia de género es un síntoma de mala salud colectiva, aunque por parte de los más jóvenes se crea que el proceso igualitario está en marcha, eso sí: es muy lento. ¿Qué pensáis vosotros?


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *