Vómitos en los bebés

Los bebés vomitan con frecuencia, pero a veces, lo confundimos con la regurgitación. Esto hemos de saber distinguirlo, pues el vómito es mucho más fuerte, es decir, se ejerce con más fuerza y en una sola vez, además de ser abundante e ir acompañado de náuseas. Los bebés lloran porque sienten malestar y es que algo no anda bien en su pequeño organismo, pues a veces, incluso va acompañado de diarrea.

Los vómitos, suponen un problema en el niño, el cual, es la deshidratación, pues pierden líquidos que son muy difíciles de recuperar por la pérdida del apetito.

Si tu bebé tiene vómitos, lo más importante es que no se deshidrate. Son estos algunos consejos para que esto no ocurra:

-cuando aparecen los vómitos, no hemos de suministrar alimento en 24 horas (no hemos de preocuparnos por ello, pues es beneficioso). Cuando pase este tiempo, los alimentos que deberá tomar han de ser ricos en hidratos como galletas, pasta…

-el suero oral es muy bueno y recomendable en pequeñas cantidades, este se puede preparar con agua con azúcar. Se administra cada 10 o 15 minutos. Si todavía le da náuseas, es mejor llevarlo al hospital

-si solamente ha vomitado una vez, esto no es preocupante. La deshidratación es probable cuando los vómitos son continuos

De todas formas, si los vómitos son persistentes, el doctor ha de ser el encargado de averiguar la causa, ya que pueden ser importantes como infecciones, problemas de estómago, apendicitis…hay que estar en alerta si el vómito tiene sangre, no puede ni ingerir líquido, los vómitos son muy seguidos, existe flojedad, se encuentra deshidratado…


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *