La voz de las madres es fuente de apoyo emocional, pero no solo eso

Voz de la madre

La Facultad de Medicina de la Universidad de Standford en California, ha presentado un estudio que ha evaluado la manifestación cerebral de los niños y las niñas cuando escuchan la voz de sus madres. Hasta ahora se sabía muy poco sobre cómo se organiza el cerebro al recibir esta estímulo auditivo tan importante para los peques.

Una de las conclusiones de la investigación (que ha ha sido publicada en versión online en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias) es que los cerebros de los niños tienden a comprometerse más al escuchar la voz de mamá, frente a voces de otras mujeres. El autor principal se llama Daniel Abrams y es profesor de psiquiatría y ciencias del comportamiento; afirma que “muchos de los procesos sociales, lingüísticos y emocionales, se aprenden mediante la voz de la madre2.

Trabajos anteriores estaban más centrados en el comportamiento de los bebés y niños pequeños frente al estímulo auditivo, sin embargo, ¿qué mecanismos nos explican la preferencia por la voz que conocemos desde que nos gestamos en el útero? El presente estudio contó con la participación de menores de entre siete y 12 años, sin trastornos de desarrollo que habían sido criados por las madres biológicas. Para escoger el rango de edad, se han tenido en cuenta las habilidades del lenguaje que poseen.

Los niños escucharon grabaciones con las voces de sus madres y de otras mujeres que no eran mamás de ninguno de ellos, y tampoco los conocían; y mientras escuchaban, sus cerebros fueron escaneados con un aparato de resonancia magnética. El porcentaje de exactitud en identificar la voz de la madre fue de un 97 por ciento de media.

Voz de mamá: fuente de apoyo emocional.

Se ha descubierto que la región auditiva, la que controla las emociones, las que valoran la recompensa, y la que se encarga de percibir y procesar el movimiento ocular, fueron las más comprometidas con las voces queridas. A los investigadores les ha sorprendido la cantidad de áreas implicadas.

“Sabemos que escuchar la voz de la madre puede ser una importante fuente de apoyo emocional a los niños.” Abrams

Además, una comprobación mediante cuestionarios respondidos por los progenitores, asoció una mayor conexión entre las regiones cerebrales mencionadas con más capacidad de comunicación social.

El equipo responsable pretende estudios similares en niños con autismo; y también quieren ampliar la línea de investigación con adolescentes, para observar si las respuestas cambian según la persona madura.

Imagen — GabrielaP93


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *