5 cosas que echarás de menos cuando tus hijos crezcan

inteligencia nenes y nenas

Quizá ahora tengas niños pequeños y sepas lo que significa no tener apenas tiempo para una misma pero también, lo maravilloso que es descubrir cosas nuevas a su lado. Para los niños pequeños todo es nuevo y todo resulta interesante, una forma de ver la vida mágica que a todos los padres nos encanta. Pero también hay cosas que los niños pequeños hacen y que los padres no se dan cuenta, cosas que echarán de menos en el futuro.

¿Por qué los padres echarán de menos algunas cosas de sus hijos pequeños en el futuro? Porque los niños crecen, crecen demasiado rápido. Esto hace que la melancolía se apodere de los corazones de los padres y madres a medida que tiempo pasa, porque el tiempo no se detiene por nada ni por nadie. Por eso, aprovecha ahora que tus hijos son pequeños y disfruta de estas pequeñas cosas que echarás de menos cuando crezcan.

Cosas que echarás de menos cuando tus hijos crezcan

Son muchos los grandes momentos que vienen con un niño pequeño. La hora de dormir, cuando le acunas, cuando le cantas una canción, cuando le consuelas porque algo le duele… Tus brazos y tu amor es la mejor cura para cualquiera de sus males. Es importante aprender a saborear cada minuto desde padre o madre de un niño, merece la pena porque esos momentos no volverán. La crianza es una de las fases más difíciles y más bonitas que los padres pueden vivir… Por eso merece la pena disfrutar cada instante.

nino con miedo

Cuando comienzan a comer sólidos

Es una época complicada cuando llega el momento de introducir alimentos sólidos y nuevos sabores al paladar de un niño pequeño. Quizá pienses que tu hijo nunca comerá bien o que jamás le gustarán las verduras… Pero nada más lejos de la realidad. Los niños necesitan constancia en la presentación de los alimentos y aunque te lo rechace 15 veces, quizá solo necesite una más para empezar a probarlo y que se dé cuenta que le gusta.

Pero para que tenga una buena relación con la comida será muy importante que tengas un buen temple y no te pongas nervioso/a si no te acepta un alimento. Se lo retiras, le das de comer como haces habitualmente y se lo presentas de nuevo al día siguiente… Te sorprenderás.

desnudez familia

Las luchas con el asiento del coche

Los niños pequeños no entienden por qué tienen que estar tanto tiempo sentados y atados en una silla dentro de un coche. Atarle al coche puede ser una lucha diaria llena de patadas, gritos y que en ocasiones acaba en soborno para que acceda. Pero cuando menos te des cuenta, tu hijo sabrá ponerse bien el cinturón de seguridad por sí mismo y se pondrá los auriculares para escuchar su música favorita en un trayecto largo.

No te enfades cuando tu hijo pequeño no quiera subir al coche, simplemente negocia para que vea que puede ser divertido. Pero recuerda, que esos momentos pasarán muy rápidos, mucho más de lo que te puedas imaginar y cuando eches la mirada hacia atrás en el asiento trasero del coche, tu hijo ya habrá crecido tanto que no necesitará ni sillita.

La práctica de la independencia

No es lo mismo cuando un niño pequeño quiere ser independiente que cuando es un adolescente quien quiere mostrarlo. Los niños pequeños quieren mostrar su independencia en cuanto comienzan a caminar, es importante permitir esta independencia en los niños pero siempre bajo un ojo vigilante puesto que los niños pequeños no saben los peligros que pueden haber a su alrededor y los padres deberán guiarle en todo momento.

Cuando tu hijo sea adolescente echarás de menos aquellos momentos en los que aceptaba tu guía en cada paso que daba. Tu hijo adolescente también aceptará (y necesitará) tu guía a cada paso que dé, pero lo aceptará de forma diferente.

pies planos

Levantarte cada noche porque te necesita

La mayoría de niños harán que sus padres se levanten en la madrugada noche sí y noche también ya sea porque están malitos, quieren agua o tienen hambre. Incluso también es probable que algunos padres luchen con sus hijos y tengan que negociar el que se metan en la cama a una hora determinada. Pero serán momentos mágicos de unión y vínculo entre padres e hijos que se quedarán en el recuerdo de los niños para siempre. Es un tiempo de calidad que los niños necesitan para unirse a sus padres y que además, puedan sentir la seguridad y el confort emocional de cómo sus padres velan por ellos a cada momento.

Cuando tus hijos crezcan, quizá te quiten el sueño de formas diferentes, como saliendo por la noche con sus amigos o cuando vaya la universidad y ya no duerma en casa. Aprovecha cada instante cuando tu hijo te necesita, porque estarás creando una persona segura de sí misma y que confía plenamente en ti.

Cuando apenas sabía hablar

Hay momentos en la vida de los niños pequeños que los padres son los únicos que entienden qué está intentando comunicar su pequeño. Es como tener un lenguaje con código especial entre padres e hijos… Aunque no siempre es fácil descifrarlo (lo que puede acarrear la frustración del pequeño), es mágico verle aprender a hablar y cómo el lenguaje materno es el encargado de enseñarle nuevas palabras cada día. 

Estas son 5 cosas que echarás mucho de menos cuando tus hijos crezcan. Obviamente siempre encontrarás otros momentos que solo con recordarlos te llenarán de nostalgia el corazón, como por ejemplo: cuando aprenden a ir al baño, los primeros dientes, cuando comienzan a caminar y sus primeros pasitos, cuando el único consuelo ante una pequeña herida es tu beso y un abrazo de amor, cuando te dice te quiero a todas horas, cuando te abraza solo para reconfortarte… Ser madre o padre es realmente mágico y aunque es difícil y cansado, si tienes hijos, sabes que no cambiarás tu vida por nada del mundo por muy cansados que sean los días y por muy altos que sean los obstáculos que debes saltar.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *