¿Ya conoces la controvertida campaña de Equinox?

Equinox

La foto de Lydia Hearst amamantando a dos gemelos no deja indiferente a nadie, no sé qué piensas tu al verla… a mí me gusta. Me gusta ver a una mujer que da el pecho a dos niños a la vez mientras está en el restaurante; y sí, te doy la razón, aunque muchas también nos hemos sacado la teta en lugares públicos, nuestra imagen era poco glamurosa, porque cuando los bebés son tan pequeños, ‘da gracias si te da tiempo a salir duchada y con ropa limpia de casa (aún teniendo ayuda)’.

Pero la modelo y actriz está estupenda, ¿para que negarlo?, y si me apuras hasta puede contribuir a la normalización de la lactancia materna tras un parto múltiple; además vivimos en una sociedad en la que poco a poco se hipersexualiza el cuerpo de la mujer, incluso tomando las diferentes partes por separado (los pechos, el culo…) como si no fuéramos personas, suficiente razón para reivindicar lo natural. Y ahora os cuento la controversia generada con esta campaña, y en lo tocante a esta imagen. Lydia no es mamá, o sea que no sabe lo que es concebir, embarazarse, parir, amamantar, organizarse con uno o más niños, etc.

¿Es un problema eso? pues no sé que decir, la verdad… De entrada la imagen parece natural, mira que hasta parece que mamen de verdad los dos bebés, sin embargo hay ‘un no sé qué’ en la pose de Hearst, que hace pensar más en el montaje que en el mensaje; ¡ya lo sé! se trata de su expresión ausente y su mirada distante de los niños; y eso que aparente estar muy desenvuelta con un niño en posición cruzada y otro en la de rugby. Digo yo que aunque no sean suyos, ¿qué le hubiera costado esforzarse un poco?

Aunque bien mirado, no le voy a poner más pegas, porque tampoco es cuestión de mirarlo con lupa, entre otras cosas porque el objetivo general de esta campaña es trascender los mensajes típicos de principios de año, y orientados a rebajas en los servicios del gimnasio, o ‘cómo perder peso para poder ponerte el bikini en junio’; Equinox es un gimnasio neoyorkino (esto no os lo había dicho) que apuesta por el compromiso, como mensaje para la generación ‘millenial’. Quieren llegar a los jóvenes diciéndoles ‘mira cómo te puedes comprometer’, así hay imágenes de una chica que adora los gatos, una mujer defensora de la causa feminista, e incluso de un grupo de personas en lo que parece ser una orgía; cada uno enfoca sus intereses, y está claro que para los jóvenes los mensajes abiertos y modernos son atractivos, y puede ser bueno utilizar este formato para que aprecien la diversidad social que les rodea, sin prejuicios.

Por cierto, parte de la controversia se ha centrado en ‘lo escandaloso’ de una actitud tan desenfadada mostrando los pechos en público, sin embargo no me veréis a mí, dando crédito a semejantes comentarios, porque ¿es que no estamos rodeados de anuncios en tv., cartelería en las calles e imágenes de todo tipo en las que se muestran tetas para vender perfumes o ropa interior? Yo ya estoy cansada de la doble moral y de la hipocresía: publicidad es eso, como lo es “Equinox made me do it”, no saquemos de dónde no hay, por favor.

Las fotos son de Steven Klein, un fotógrafo poco convencional, que logra un producto de muy buena calidad.


Categorías

Varios

Macarena

Ante todo madre: mis hijos se han criado pegados a mí, y han aprendido que la libertad se gana con responsabilidad. Ahora (¡bendita adolescencia!... Ver perfil ›

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *