Yoga para niños ¿a partir de que edad pueden empezar?

De todas es conocido los beneficios del yoga, pero ¿a qué edad es conveniente que los niños comiencen con esta disciplina? ¿es recomendable para todos los niños? ¿cómo son las clases? Esta y otras cuestiones las resolvemos a continuación.

En muchas escuelas ya se practica yoga para niños, en ocasiones ni siquiera se le nombra así, desde infantil y primaria. El profesorado suele utilizar técnicas de yoga, estiramientos o ejercicios de respiración para que los niños y niñas tomen una mayor conciencia de sí mismos, sus músculos y su respiración y además mantenerlos más tranquilos.

A qué edad pueden empezar los niños a practicar yoga

Razones para que los niños practiquen yoga

La respuesta es directa: a cualquiera. Otra cuestión es si queremos que lo practiquen solos y con plena conciencia. Una edad adecuada es entre los 3 y 4 años. Es el momento en el que los niños pueden copiar las distintas posturas, tienen bastante autocontrol de su cuerpo.

Para empezar, si en casa no lo practicáis puedes seguir los consejos de la vaca Lola, aunque también vas a encontrar otros vídeos de Youtube en los que aprender el saludo al sol, el perro y otras posturas. Es muy curioso ver cómo se ha editado mucho material infantil en el que las posturas pasan a tener nombres de animales marinos, flores u otras cuestiones que a los niños y niñas les resulte mucho más lúdico. Para nada te imagines una sesión de yoga infantil con movimientos bruscos y en continua repetición.

Los niños más pequeños, 3, 4 años, practicarán un tipo de yoga muy lúdico en el que se estimulan los sentidos y el movimiento. Los de 7 u 8 años ya empiezan a desarrollar sus habilidades, son capaces de conocer su cuerpo y responden a las correcciones. Es el momento de empezar a trabajar con las visualizaciones

Cómo es una clase de yoga para niños


Si alguna vez has ido a una clase de yoga para ti te sorprenderá saber lo diferente que es el método que se sigue con los niños. Para empezar los grupos se forman, normalmente, por edad. Una de las primeras cosas que se enseñan es a respirar. Al ser clases grupales, se trabaja más que con los adultos los ejercicios de pareja, lo que incrementa la comunicación. Se estimula la cooperación sin competición, lo que aflora en la autoconfianza.

La idea es que los niños aprendan a través del juego, que lo pasen muy bien y disfruten, mientras que son ellos mismos. La idea principal, según la mayoría de escuelas infantiles de yoga es que sean libres y felices.

Los y las profesoras utilizan canciones, cuentos, bailes, dibujos, automasajes, y otros recursos a través de los cuales se integran las posturas o asanas, las técnicas de relajación, los mandalas… Por lo general, al igual que ocurre en las clases de yoga para mamás, se acaba con una meditación. A veces esta meditación tiene forma de viaje imaginario, lo que también fomenta la creatividad.

Razones para que tu hijo practique yoga


La práctica de yoga no está reñida con cualquier otra actividad deportiva o formativa, sino muy al contrario, le dará al niño más herramientas para afrontar otros aprendizajes.  A través de distintas posturas, o asanas, el niño, la niña, va adquiriendo buenos hábitos posturales, en el caso de la espalda potencia su flexibilidad y mantiene la columna bien alineada.

A nivel mental, gracias a los ejercicios de respiración el niño consigue relajar su mente y calmarla. La práctica de yoga en los niños hiperactivos les ayuda a canalizar su energía y aprender a relajarse y a concentrarse. Son ejercicios muy eficaces para estimular el autocontrol, y ayuda a los niños a desarrollar estrategias que fomenten la gestión de sus emociones. Les ayudará a lidiar con la frustración y la ira, enseñándoles a ser pacientes.

Está demostrado que los niños que han practicado yoga desde primaria se muestran más calmados frente a los exámenes, y mantienen un nivel de atención mayor, y durante más tiempo, que el resto de sus compañeros y compañeras.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.