Zapatos para bebés

No significa que aunque el bebé no pueda andar o todavía no lo haga, no tenga la necesidad de usar zapatos, estos son un complemento de su vestuario, además les sirve para evitar el frío. Lo que sí hemos de llevar cuidado es en escoger el más adecuado para ellos, evitar que no les perjudique en su desarrollo.

En esta edad, el calzado ha de ser de muy poco peso, pues no debe obstaculizarle en nada.

Zapatos para bebé, los hay de tela, punto, fieltro… materiales que tienen un peso insignificante. Esta clase de material, da una libertad total de adorno y aplicaciones para decorarlos, además la tela, permite la total transpiración, evitando de este modo la humedad en sus piececitos. Las diferentes clases de estampados que muestran las telas, les hacen obtener hasta una cierta clasificación de modelos para cada momento y lugar. La tela suele ser blandita y suave, además de ser abrigada para el invierno y fresca en verano. En invierno actúan como calcetín, incluso si tienes ideas de hacer costura o punto, puedes fabricarlo tú misma.

Hemos de tener en cuenta que la libertad de movimiento en los bebés, ha de ser total, por ello, el calzado en esta edad es casi tan importante como en cualquier otra. No debemos caer en la tentación de que luzcan modelitos como si fueran unos auténticos zapatos, pero en miniatura, pues el bebé, lo único que notará será una gran molestia en esta parte de su cuerpecito que todavía está creciendo y solo necesita mover libremente y estar abrigadita cuando hace frío.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *