3 frases que NO debes decir a tus hijos

En la educación de los hijos hay algunas frases que es mejor no decir porque solo se aumentaría la inseguridad de los niños en su crecimiento. En este sentido, la crianza y la disciplina deben ser siempre respetuosas pensando en el buen hacer de los padres hacia los hijos. A continuación te vamos a hablar sobre estas frases.

Estoy a dieta

¿Cuidando tu peso? Guárdatelo para ti mismo. Si tu hijo te ve subirte a la báscula todos los días y te escucha hablar de estar «gordo», puede desarrollar una imagen corporal poco saludable. Es mejor decir: «Estoy comiendo sano porque me gusta cómo me hace sentir». Toma la misma táctica con el ejercicio. «Necesito hacer ejercicio» puede sonar como una queja, pero «Es hermoso afuera, voy a dar un paseo» puede inspirar a tu hijo a que se una a ti.

No podemos permitirnos eso

Es fácil usar esta respuesta predeterminada cuando tu hijo te pide el último juguete. Pero hacerlo envía el mensaje de que no tienes el control de tu economía, lo que puede ser aterrador para los niños. Elige una forma alternativa de transmitir la misma idea, como «No vamos a comprar eso porque estamos ahorrando nuestro dinero para cosas más importantes». Si tu hijo insiste en hablarlo más a fondo, tienes una ventana perfecta para comenzar una conversación sobre cómo presupuestar y administrar el dinero.

No hables con extraños

Este es un concepto difícil de entender para un niño pequeño. Incluso si una persona no está familiarizada, puede no pensar en él como un extraño si él es amable con él o ella. Además, los niños pueden tomar esta regla de la manera incorrecta y resistir la ayuda de oficiales de policía o bomberos a quienes no conocen.

En lugar de advertirle acerca de extraños, menciona los escenarios («¿Qué harías si un hombre que no conoces te ofrece dulces y te dice que vayas a su casa?»), Pídele que te explique lo que haría y luego guíale en la dirección correcta de las acciones. Como la gran mayoría de los casos de secuestro de niños involucran a alguien que un niño ya conoce, también puede adoptar el mantra de seguridad: «Si alguien te hace sentir triste, asustado o confundido, pide ayuda”.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.