Categorías: Embarazo

Imagen via mimitosdemama.es

Practicar actividad física durante el embarazo es fundamental y muy beneficioso. Evita el sobrepeso, mejora la circulación, tonifica la musculatura, ayuda a evitar las molestias del embarazo y a preparar el cuerpo para el parto y el postparto.

Sin embargo, el calor del verano, sumado a los cambios físicos durante la gestación, puede hacer que te sientas más cansada y que te dé más pereza moverte. Pero no te preocupes, hacer ejercicio no tiene porque convertirse en un martirio. Existe un deporte con el que podrás mejorar tu salud y estado físico, además de refrescarte. Se trata de la natación, un deporte apto para casi todos los públicos y que aporta múltiples beneficios, especialmente durante la gestación.

Beneficios de la natación durante el embarazo

La natación es uno de los deportes más completos y recomendables tanto si estás embarazada como si no. Pero, en el caso de las embarazadas, tiene multitud de beneficios en comparación con otros deportes.

  • En el agua el peso corporal se reduce a una décima parte lo que permite que las embarazadas puedan realizar fácilmente movimientos que fuera del agua les resultarían difíciles. Además el agua tiene la capacidad de amortiguar los impactos por lo que es poco probable que hagas movimientos bruscos y que te lesiones.
  • Dentro del agua te sentirás ligera a pesar de la barriga y dejarás de notar durante un rato la tensión de la espalda. 

Imagen vía diabetesdietas.com

  • El movimiento y la posición horizontal que adoptas al nadar, favorecen  la circulación de la sangre por lo que previene las varices, la hinchazón y los calambres.
  • Es un ejercicio aeróbico que aumenta la capacidad pulmonar y mejora el sistema cardiovascular. 
  • Nadar te ayuda a relajar el cuerpo, mejorando su flexibilidad y resistencia. Además fortalece músculos, ligamentos y  articulaciones. 
  • Reduce el estrés y la tensión nerviosa por lo que dormirás mejor y llegarás más relajada al momento del parto.
  •  Te ayuda a evitar el sobrepeso.
  • Al estar en el agua te proteges del calor

Como ves, nadar te aporta múltiples beneficios que te ayudarán a llevar mucho mejor los cambios físicos y emocionales que se dan durante la gestación. Pero no olvides que deberás adaptar la intensidad del ejercicio a cada etapa del embarazo y a tu estado físico. Y sobre todo, antes de comenzar cualquier actividad física, debes consultar con tu médico o matrona para que te dé el visto bueno y puedas disfrutar de la natación sin riesgos.

Categorías: Consejos, Embarazo

Como vimos en el artículo 7 consejos para evitar el estrés prenatal, el ejercicio es un gran relajante durante el embarazo. Ya sabemos que debemos evitar el estrés malo y saber canalizar el estrés que no podamos evitar para que el embarazo se desarrolle de forma favorable. Veamos cuales son los ejercicios para relajarse durante el embarazo que podemos hacer.

Categorías: Consejos

Tener un hijo con problemas de comportamiento o con alguna enfermedad, puede ser muy difícil de sobrellevar. Para estos padres y madres supone un cambio de vida por completo, adaptarse a las necesidades de su hijo y modificar la vida por completo para la nueva situación, no es un plato fácil de digerir.

Todas las situaciones de estrés, pueden causar graves problemas en la autoestima de las personas, que ven como todo su esfuerzo a veces queda en nada. Porque las circunstancias especiales de su hijo, hace que la convivencia y el día a día convierta su vida en una prueba diaria.

Categorías: Familia

No es que las madres que trabajan no sean madres las 24 horas, todos los días de la semana. Pero pueden salir de la casa durante un período de tiempo establecido cada día. Tú, por otro lado, si no trabajas fuera del hogar, estás en casa con los niños todo el día, todos los días. Estás ahí por cada hito, pero cada pañal, para cada comida y para cualquier cosa.

Experimentas la alegría de estar ahí para ellos pase lo que pase, pero tienes que lidiar con los problemas constantes, como la limpieza del hogar o las compras. Porque como tú estás en casa, tú debes hacer todo, aunque tengas que compaginarlo con el cuidado de los hijos. ¿Te suena? Es injusta la poca valoración que se tiene a nivel social.

Categorías: Salud

Este verano está siendo muy caluroso y todos nos sentimos agobiados en algún momento por las altas temperaturas.

Los bebés y los niños son especialmente sensibles a los efectos del calor ya que su sistema de regulación de la temperatura no está completamente maduro y su piel es aún muy delgada. Por ello el riesgo de deshidratación y/o de insolación es mucho mayor que en los adultos.