Accidentes domésticos: cómo actuar

Ya hemos visto en el post Accidentes domésticos más comunes y cómo evitarlos, lo peligrosos que pueden llegar a ser los accidentes en el hogar y cómo prevenirlos. Pero en muchas ocasiones por muchas precauciones que tomemos es normal que nuestros hijos se hagan daño en casa. Por eso os dejamos un manual sencillo de recordar para casos más comunes de accidentes domésticos.

Conducta P.A.S

Cuando ocurre un accidente doméstico debemos calmarnos aunque la situación sea de estrés, así podremos actuar adecuadamente. Existe un programa de actuación fácil de recordar llamado “Conducta P.A.S” para estos casos.

La “Conducta P.A.S.” significa Proteger, Avisar y Socorrer. Es fácil de recordar para cuando estamos en esas situaciones de estrés.

Proteger

Lo primero que debemos hacer es proteger. Esto quiere decir que debemos volver seguro el lugar para evitar más daños. Quitar de delante el objeto cortante, apagar el fuego, sacarlo del agua…

Avisar

Lo siguiente que debemos hacer es Avisar. La mayoría de los accidentes domésticos se suelen solucionar fácilmente con unos pocos conocimientos de primeros auxilios y un buen botiquín. Pero si te asustas, es muy grave, o no te ves preparado puedes avisar al centro de salud o a emergencias.

Socorrer

Debemos comprobar sus signos vitales que son el cerebro (consciencia o inconsciencia), pulmones (respiración) y corazón (pulso).

Estar consciente o inconsciente no es solo tener los ojos cerrados o abiertos, o que no hable. Inconsciente es no responder a estímulos como nuestra voz o agitación. Para comprobarlo lo mejor primero es acercarse y hablarle. Si no responde podemos agitarlo suavemente por los hombros para ver si reacciona e intentar abrirle los párpados. Si no responde es que está inconsciente y hay que llamar a emergencias.

Para comprobar la respiración acercaremos la oreja a su boca, mirando a su pecho para ver si sube y baja con las respiraciones. Tenemos que oír y sentir la respiración.

Os dejamos unas indicaciones prácticas que podéis seguir en los accidentes más comunes.

Intoxicación

  • Recoge el envase del producto que haya ingerido y llévalo contigo a urgencias.
  • No le des de beber agua, leche ni otra cosa.
  • Acudir al hospital o centro de salud más cercano.
  • No le intentes provocar el vómito.
  • Si es intoxicación por gas abre las ventanas o sácalo al aire libre cuánto antes.

Caídas y traumatismos

  • Los golpes en la cabeza son peligrosos. Si no ha perdido la consciencia obsérvalo durante 24 horas. Si presenta sueño excesivo o camina con dificultad acude a urgencias inmediatamente.
  • Ponle hielo envuelto en el golpe para evitar un hematoma.
  • Si le duele puedes darle paracetamol.

Heridas

  • Limpia bien la herida con agua y jabón.
  • Si hay objetos clavados no los saques. Llévalo a un hospital.
  • En caso de que sangre demasiado, puedes presionar la herida con apósitos estériles o un trapo limpio. No utilices algodón para evitar que se peque a la herida, ni echar pomadas sobre ella.
  • Si sangra por la nariz debes apretarle la nariz haciendo pinza durante 5-30 minutos, con la cabeza en posición normal no hacia atrás. Si en ese tiempo no para de sangrar acude a un centro médico.

Quemadura

  • Intenta enfriar la zona de la quemadura.
  • No intentes picharle las ampollas ni intentes despegar la ropa de la piel.
  • Si la piel se levanta puedes taparlo con apósitos estériles sin presionar.

Ahogamiento

  • Saca al niño lo antes posible del agua.
  • Si respira y está consciente colócalo de lado para que pueda respirar con facilidad y que el agua se expulse.
  • Quítale la ropa mojada y sécalo.
  • Si ha perdido el conocimiento llama a urgencias lo antes posible y mientras acuden realizar el masaje cardiopulmonar. Ellos pueden guiarte en como realizarlo.

Llamada a emergencias 112

En el caso de tener que llamar a emergencias estos son los datos que nos pedirán:

  • Qué ha ocurrido (intoxicación, caída, asfixia…).
  • Indicar donde ha sucedido el accidente.
  • Indicar estado de la víctima o víctimas. Si están conscientes o no, si tienen heridas o algún otro síntoma.
  • Si hay alguna característica especial de la víctima como algún tipo de alergía, enfermedad, medicación…

Por que recuerda… siempre es mejor prevenir, pero en el caso de que ocurra estar preparado puede ser de vital importancia.


Categorías

Consejos, Salud

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.