Acetona en niños: ¿de qué depende y cómo curarla?

acetona en los niños
La acetona es una dolencia muy común en los niños, especialmente en el grupo de edad comprendido entre los 2 y los 6 años.
Suele ocurrir como consecuencia de una fiebre alta o una gripe intestinal. Condiciones que pueden exponer al niño a un período -aunque breve- de ayuno, durante el cual se produce un aumento de cuerpos cetónicos en el organismo. 

¿Qué son estas sustancias y a qué se debe su formación? 
En este artículo aclararemos las causas de la acetona en niños, los síntomas que permiten reconocerla y cómo tratarla.

Acetona en niños. ¿Qué es y cuáles son los síntomas?

En condiciones normales, el organismo utiliza la glucosa presente en los alimentos para producir la energía que necesita, almacenando el exceso de grasa en forma de grasa. Cuando el cuerpo pasa por un período de ayuno y alto gasto de energía, como durante una fiebre alta, el cuerpo se ve obligado a quemar grasas como fuente de energía, ya que no hay suficiente glucosa.

En esta situación, el hígado produce sustancias de desecho llamadas cuerpos cetónicos (acetona, ácido acetoacético y ácido beta-hidroxibutírico). Si se encuentran en cantidades excesivas, pueden inducir un estado de acidosis en el organismo, en el que estos compuestos tóxicos se eliminan progresivamente a través de la orina, la respiración y la saliva. Por eso este trastorno toma el nombre de acetona, debido al olor dulzón de la fruta madura (que también recuerda al del quitaesmalte), presente tanto en el aliento como en la orina del niño. 

La acetona es un trastorno transitorio, que se resuelve sin mayores complicaciones y que también puede afectar a los adultos, pero en los niños se manifiesta con mayor facilidad porque los suministros de glucosa son limitados en comparación con un organismo adulto.

Acetona en bebés

La acetona es un trastorno metabólico muy común en los recién nacidos, debido a que la leche materna que ingieren no es muy rica en azúcar, pero contiene una gran cantidad de grasa. Por lo tanto, es una condición fisiológica, que puede aparecer de vez en cuando, pero que generalmente no debe causar preocupación.

Solo en algunos casos la acetona es, tanto en lactantes como en niños, un síntoma de la diabetes mellitus tipo 1, una enfermedad autoinmune que suele presentarse en la infancia o la adolescencia.

¿Cuáles son las causas de la acetona en los niños?

Como ya hemos comentado, la acetona en los niños se produce como consecuencia de unas condiciones fisiológicas particulares, como por ejemplo:

  • fiebre alta;
  • esfuerzos intensos;
  • dieta mal balanceada y una dieta alta en grasas;
  • enfermedades metabólicas, como la diabetes infantil.

Síntomas de la acetona en niños

Identificar este trastorno es bastante sencillo, pues, como hemos visto, uno de los síntomas más llamativos es el olor afrutado del aliento. Sin embargo, no es el único, ya que la acetona también se manifiesta con:

  • Vomitó;
  • falta de apetito;
  • malestar general;
  • dolor de cabeza;
  • dolor abdominal.

La prea de la acetona

A partir de los síntomas típicos, el pediatra puede formular el diagnóstico de acetona, que luego se confirmará mediante análisis de orina, que resaltarán la presencia de cuerpos cetónicos.

También existen pruebas de orina que se pueden adquirir en farmacias que detectan la presencia de ácido acetoacético y ácido hidroxibutírico. Son tiras reactivas que se sumergen brevemente en la orina y se extraen después de 60 segundos. Es necesario comparar el color de la tira con el de la escala cromática de referencia suministrada en la caja del kit.

Cómo se cura la acetona en niños

Si bien es un trastorno que generalmente no dura más de un par de días, es bueno mantener la acetona bajo control, ya que puede causar deshidratación en el bebé. La nutrición, por tanto, juega un papel fundamental en la resolución. Se suele recomendar una dieta hiperglucídica, en la que favorecer los alimentos ricos en agua, junto con una abundante hidratación. De esta forma, el organismo eliminará rápidamente la acumulación de cuerpos cetónicos.

¿Cuáles son los alimentos recomendados para la acetona?

Aquí hay una lista de alimentos que se recomiendan comúnmente para la cetosis o la acetona en los niños:

  • leche desnatada;
  • yogur ligero;
  • pan y bizcochos;
  • mermelada y miel;
  • fruta;
  • aceite de oliva virgen extra;
  • té y manzanilla;
  • zumo de frutas;
  • pasta, arroz, sémola;
  • caldo de verduras;
  • carnes blancas a la parrilla o hervidas;
  • pescado a la plancha o hervido;
  • vegetales.

La dieta, por tanto, juega un papel protagonista en el tratamiento de esta patología que puede afectar a los más pequeños, pero no solo a ellos.

¿Conocías las causas de la acetona en los niños?


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.

bool(true)