Apoyo, protección y normalización de la lactancia materna

Mi bebé y yo lactando. Primeras tomas.

«No tenía leche», «me rechazaba el pecho», «se quedaba con hambre»… a veces, en las historias sobre lactancias maternas, aparecen comentarios como estos ante los que pienso que queda aún mucho por hacer en cuanto al apoyo a la lactancia materna. En nuestra tradición cultural existen numerosos conocimientos sobre lactancia dado el carácter primitivo de la misma, la pena que es que la industrialización y el comercio hayan creado un conocimiento popular erróneo: «Eso ya es agua», «te usa de chupete», «eso ya es vicio»… sí, queda tanto por hacer. Por eso hoy, pese a la cantidad de información que existe sobre la lactancia materna, decido escribir sobre el apoyo, la protección y la normalización de la lactancia materna.

Apoyo a la lactancia materna

Los grupos de apoyo a la lactancia materna son una de las herramientas fundamentales para lograr lactancias exitosas de mamás que así lo deseen. Hay muchísimos: en los centros de salud, los grupos de crianza, en las redes sociales… Si no los conocéis, os recomiendo:

Madres lactantes.

Selecciono solo tres simplemente para no colapsar el artículo. Personalmente, en mi centro de salud no existe un grupo de apoyo a la lactancia, por lo que las reuniones del grupo de crianza al que pertenezco me ayudaron mucho porque me dieron la oportunidad de conocer a otras madres que amamantaban a bebés de diferentes edades. No obstante, mi lactancia comenzó a ser un éxito gracias a Un regalo para toda la vida, de Carlos González, el primer libro sobre lactancia que leí, regalo de mi amiga Eva, el que estaba en mi mesita de noche del hospital con las páginas señaladas… Pero de libros sobre lactancia ya escribiré otro post.

Protección de la lactancia materna

Hay que proteger la lactancia materna. Hay que proteger a los/as bebés y las mamás que deseen lactar. ¿Cómo? Para mí, los contrafuertes de la lucha por la protección de la lactancia materna son:

  1. Ampliación del permiso de baja por maternidad. ¿Cómo va a poder dar el pecho una madre de forma exclusiva si ha de reincorporarse al trabajo a las dieciséis semanas?
  2. Una vez que la madre se incorpore al trabajo, se han de establecer unos horarios que permitan a la madre conciliar vida familiar y vida laboral.
  3. En los casos en que cese la convivencia entre la madre y el padre, las madres o los padres: se ha de respetar una lactancia a demanda, distribuyendo los tiempos del bebé entre los progenitores de forma que se respete el ritmo evolutivo natural del lactante, teniendo en cuenta que las tomas más importantes son las de la noche, y no forzando en ningún caso un destete antinatural.

Normalización de la lactancia materna

Por último, la normalización de la lactancia es un reto a partir de cierta edad del lactante. La imagen de una mamá amamantando a su bebé de hasta seis meses despierta amor en las miradas ajenas, hasta los doce meses, ternura; pero a partir de una determinada etapa a veces la lactancia es mirada con extrañeza. Sin embargo, sabemos que la lactancia materna exclusiva es recomendada por la comunidad médica y científica hasta los seis meses de edad, y a partir de entonces es recomendada junto con la introducción de alimentos sólidos hasta al menos los dos años. Ojo con ese «al menos», el cual no implica que en el segundo cumpleaños del/de la bebé este/a sea destetado/a: un destete natural se suele producir a partir de los dos o tres años de edad, es más, la edad natural va desde los dos hasta los siete años. No deberían influir en el abandono de la lactancia materna en ningún caso factores sociales o culturales. Y no debería ser mirada la lactancia materna con extrañeza en ningún momento ya que su duración debe depender de la decisión libre del/de la bebé y la mamá.

A modo de conclusión, aún hay mucho trabajo por hacer en cuanto al apoyo, la protección y la normalización de la lactancia, aunque afortunadamente en la actualidad la lactancia materna esté logrando el reconocimiento que merece, y hayan aparecido con él numerosas comunidades que la promocionan y ofrecen ayuda a las mamás lactantes. Considero que el objetivo primero que deberíamos luchar por alcanzar es que no fracasen más lactancias por falta de información, así que difundamos todo conocimiento acerca de la misma y, por el supuesto, el amor.


Categorías

El bebé

Mamá de Pedro, filóloga y actriz. La maternidad me hace feliz. Crío con amor, todo el tiempo, con la magia de la lactancia materna, el jazz y la literatura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.