Beneficios de jugar los niños al aire libre

Como han cambiado los tiempos. Recuerdo de mi generación (la del 82, cosa que no hace tantísimo tiempo) como los niños nos reuníamos por las tardes para jugar al aire libre. A la comba, al pilla pilla, al escondite, al pañuelo, al poli y al ladrón, a la gallinita ciega… y a todo lo que se nos pasara por la imaginación. Los niños de ahora ya no saben jugar.

Hoy en día los niños se tienen que adaptar a un mundo de adultos con muchísimas exigencias, donde se sacrifican sus horas de juegos por parecer algo banal. Si supiéramos todos sus beneficios no pensaríamos lo mismo.

A día de hoy los niños pasan los días encerrados en cuatro paredes. Además de pasar jornadas maratonianas en los centros escolares que igualan en muchos casos las jornadas de trabajo de los adultos, luego tienen que estar en casa otras tantas horas haciendo los deberes que les han puesto. En sus pocos ratos libres los dedican a jugar con la tablet, ordenador o móviles. No hay luz, no hay aire, no hay risas, no hay juegos.

La sociedad ha cambiado. A los niños de hoy se les está robando su infancia.

Beneficios de jugar los niños al aire libre

  • Contacto con la naturaleza. Nosotros estábamos en contacto directo con la naturaleza, jugábamos en el campo, en casa de los abuelos, en los montes y playas. Jugábamos con la arena, las hojas, las frutas que caían de los árboles, la tierra… Es muy importante que los niños aprendan a jugar con su entorno.
  • Ejercicio. Al jugar al aire libre corren, brincan, saltan… sueltan todas sus energías. Además previene el sobrepeso y la obesidad infantil, tan preocupante en los últimos años por la cantidad ingente de azúcar que toman diariamente y en poco o ningún ejercicio que realizan. Previene el sedentarismo, mejora su salud y descargan sus energías. Los niños necesitan movimiento y jugar al aire libre para desarrollarse correctamente tanto física como cognitivamente.
  • Imaginación. Cuando jugamos desarrollamos toda la creatividad e imaginación. Crean, se inventan juegos y sus normas, experimentan y se divierten. Su ingenio se desarrolla y aprenden a improvisar según la marcha. Al no estar en un ambiente controlado como su casa, aprenderá a adaptarse a las eventualidades que vayan surgiendo.
  • Relaciones sociales. Es uno de los principales beneficios. Al salir a la calle aprenden a relacionarse con otros niños y a hacer nuevos amigos, y fortalecen sus habilidades sociales que serán tan necesarias a lo largo de sus vidas.
  • Autonomía. El jugar al aire libre les hace ser más autónomos e independientes, lo que les permitirá cuando sean más mayores a enfrentarse a los problemas que vengan.
  • Previenen la depresión. En los últimos años han aumentado alarmantemente el número de casos de niños con ansiedad y depresión. El juego les hace afrontarse a riesgos y retos que deben afrontar y a buscar soluciones. Además aprenden a gestionar sus propias emociones negativas.

El juego debe ser su principal actividad

Como hemos visto, el juego no sirve solo para divertirse y pasarlo bien. El juego debe ser una de las principales actividades del niño. Así es como aprende, como se relaciona con su entorno, como socializa, como aprende a crear y a respetar, y a afrontar los desafíos. Es una forma de hacerles felices que no podemos quitarles. 

Si juego no hay reto, y sin reto no hay aprendizaje. Nosotros también podemos dar ejemplo, dejando de lado el móvil y jugando con ellos. Son recuerdos y momentos que no volverán.

Obviamente hoy en día existen riesgos que no existían cuando éramos pequeños pero eso no justifica que les privemos a los niños de algo tan importante para su desarrollo. Debemos permitir que asuman riesgos, que se equivoquen, que aprendan, que se caigan y se levanten, que se frustren y se equilibren

Por que recuerda… siempre podemos tener un ojo puesto por si nos necesitan, pero hay que dejarles explorar el mundo.

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Desarrollo, Familia

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.