Qué son los cólicos

Cólicos

Seguro que muchos de nosotros, alguna vez nos hemos preguntado qué son los cólicos, cuáles son sus síntomas, y los diferentes tipos que existen dependiendo de su causa y localización. Un cólico, se trata de un dolor en la zona abdominal que puede variar de intensidad pudiendo llegar a ser inaguantable para aquellas personas que lo están sufriendo.

Los cólicos, pueden aparecer tanto en personas adultas como en bebés sin razón aparente y sin forma de aliviarla de manera rápida. Puede llegar a ser frustrante para aquellos padres, que ven como sus bebés lloran y se vuelven irritables. Esta afección, puede ir acompañada de problemas digestivos, como náuseas, vómitos o incluso diarreas.

En esta publicación en la que nos encontramos, vamos a resolver todas tus dudas en cuanto a los cólicos, no solo veremos más profundamente qué son y los tipos que existen, sino que también hablaremos de las causas y prevención.

¿Qué son los cólicos?

Dolor abdominal

Un cólico como se ha indicado al inicio de la publicación, es un dolor de tipo abdominal que varía de intensidad pudiendo llegar a ser muy agudo. Pueden venir acompañados de síntomas como vómitos o diarreas, además de que puede ocasionar irritabilidad, estrés, e incluso influir en la salud digestiva del paciente.

A día de hoy, existen diferentes tipos de cólicos a los que se pueden hacer frente, cada uno depende de una causa y una localización del dolor:

  • Cólico nefrítico: es causado generalmente por un cálculo en la zona de los riñones
  • Cólico biliar: principalmente es causado por una distensión en la vesícula biliar, ocasionado normalmente por un cálculo.
  • Cólico del lactante: se produce en ciertos bebés durante sus primeros meses de vida.
  • Cólico menstrual: relacionados con el periodo menstrual entre las mujeres.
  • Cólico gastrointestinal: asociado a problemas en la salud digestiva.

¿Cuál es la causa principal de los cólicos?

Dolor cólico

Una de las causas principales de la aparición de cólicos gastrointestinales, es la presencia de gases en el sistema digestivo. Estos gases, pueden ser generados en la digestión y ciertos problemas digestivos impedir su transcurso por el intestino provocando un dolor intenso, conocido como cólico.

Los malos hábitos a la hora de comer, pueden influir en que ingiramos demasiado aire y provocarnos problemas digestivos, haciendo una mala digestión. También hay que tener en cuenta, que ciertos alimentos pueden ayudar a la aparición de esos problemas.

En el listado anterior, donde te mencionamos los diferentes tipos de cólicos que existen también puedes ver sus principales causas. Como pueden ser piedras o arenilla en los riñones, periodos abundantes en las mujeres, etc.

¿Cómo puedo prevenir los cólicos?

Prevención cólico

Existen determinados hábitos, que pueden servir de ayuda para evitar que un cólico se produzca. Si se trata de un cólico nefrítico o biliar, es recomendable beber abundantes líquidos, agua, controlar la dieta y reducir sobretodo el consumo de sal.

En el caso de un cólico lactante, es aconsejable colocar al bebé en una posición vertical después de su hora de toma y ayudarle con pequeños golpecitos en la espalda para que elimine los gases acumulados.

Hablando ahora de los cólicos gastrointestinales, una manera de disminuir su presencia es masticando bien los alimentos, beber abundantes líquidos, controlar la ingesta de alimentos difíciles de digerir y sobre todo comer y beber de forma relajada.

En cuanto a los cólicos menstruales, el calor y el ejercicio físico son dos medidas que te ayudarán con los dolores. Pero como en todos los casos vistos anteriormente, debes acudir a tu médico para una evaluación, por si se necesita un tratamiento en concreto.

Los cólicos, pueden ser provocados por diferentes factores que afectan a nuestro cuerpo y ayudan a su aparición. Hay que estar muy al tanto de los síntomas, zona afectada e intensidad de dolor para así, acudir al centro médico con la mayor urgencia para una evaluación.

Las personas que son afectadas con cualquier tipo de cólico, cómo los vistos al inicio, deben seguir ciertas normas. Y así, evitar que se vuelva a reproducir y volver a sentir ese dolor tan agudo. Algunos de ellos simplemente evitando ciertos alimentos, mientras que otros deberán seguir un cierto tratamiento para ello.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.