Comedor escolares, ¿buena o mala opción?

Muchos colegios ofrecen la posibilidad de comedor escolar, lo que trae el eterno dilema: ¿es buena o mala opción el comedor escolar? Pues hay que ver varios factores para tener en cuenta la decisión. Por eso hoy os queremos hablar en profundidad de qué tener en cuenta a la hora de decidir si llevar a tus hijos al comedor escolar o que coman en casa.

Cada vez más niños usan los comedores escolares

Las cifras de los niños que usan esta opción ofrecida por algunos centros escolares va en aumento. Muchas veces es no una decisión sino una obligación para las familias que no tienen forma de compatibilizar sus horarios de trabajo con sus obligaciones familiares. Todavía queda mucho que hacer para la conciliación laboral y familiar, y muchas veces no se puede decidir si quieres o no llevar a tu hijo al comedor, si no que no tienes más opciones.

En otros casos si que tenemos la opción de decidir si queremos llevarlos o no, y aquí es donde entran las dudas. ¿Será bueno para él comer en el comedor o será mejor que coma en casa? Por eso aquí queremos despejaros las dudas, y que os centréis en las cosas más importantes para poder tomar la mejor decisión. Veamos cuáles son las opciones a tener en cuenta.

Cosas a tener en cuenta a la hora de decidir si o no comedor escolar

  • Calidad de la comida. Si las dietas están hechas por especialistas, la calidad de la comida será mejor que la que podamos dar en casa. Averigua quien es la empresa que suministra en el comedor y unos menús tipo para hacerte una idea. Debe ser una alimentación variada, donde haya bastante fruta y verdura de temporada, legumbres y no demasiada carne. Qué también se eduque en hábitos saludables.
  • Hay niños que comen mejor en el comedor que en casa. Seguro que os ha pasado, vuestros hijos en casa no prueban las lentejas ni de lejos y resulta que las del comedor de gustan. El comedor puede ser una opción para niños que en casa comen mal. Al ver a otros niños comer lo mismo se animan más que en casa, que saben que mamá les hará otra cosa.
  • Socializan más. Comparten un momento diferente con sus compañeros fuera de las aulas, en el que pueden socializar más. Además después de comer tiempo un tiempo extra para jugar con sus amigos, que si comen en casa no tendrían.
  • Aprenden normas. Con la socialización también vienen las normas sociales. No comer con la boca llena, no jugar con la comida… son cosas que en casa les enseñamos pero cuando lo ven en un entorno real aprenden más y mejor las normas y conductas sociales.
  • Tiempo en familia. Si decidimos llevar al niño al comedor, es un tiempo que se le resta a estar en familia. Un momento que se puede aprovechar para estar juntos, comentar que tal el día… No todas las familias pueden comer juntas al mediodía por cuestión de horarios.
  • Control sobre la comida. Si van al comedor no podremos elegir su menú a su gusto, ni podremos saber su cantidad ni calidad exacta. Al hacer la comida en casa sabremos de donde viene y como lo cocinamos. Hay más control en lo que comen nuestros hijos, que eso tampoco quiere decir que sea mejor.

Cada familia decide según sus circunstancias

Elijas lo que elijas, será según vuestras circunstancias particulares. No es una mala decisión o una buena decisión, es una decisión que a veces no tenemos más alternativa que tomar. No te sientas mal por ello, los niños se adaptan en seguida a las nuevas circunstancias y cada vez hay más controles para que los niños tengan una alimentación saludable en los comedores escolares.

Porque recuerda… cada familia tiene que ver sus necesidades y posibilidades para tomar la decisión de si comedor si o no. No hay una respuesta correcta, será la que mejor se adapte a vosotros.


Sé el primero en comentar