Cómo afrontar los complejos en niños

Los niños van formando su autoconcepto desde que son muy pequeños, que pueden llevarles a tener problemas de autoestima. Burlas, comentarios aparentemente sin importancia, sus experiencias, su propia personalidad… van moldeando el concepto que tienen sobre sí mismos y cómo se diferencian de los demás. Muchos adultos acarrean problemas de autoestima desde la infancia, por eso es necesario saber cómo afrontar los complejos de los niños para atajar el problema.

Los padres, principal fuente del autoconcepto

Los niños al comenzar a hablar van generando ideas relacionadas con ellos. Es sobre los 6 años cuando se va formando su sistema cognitivo y ya van teniendo un concepto de sí mismos y de los demás. Centrándose primero en aspectos físicos, y luego en otros aspectos más complejos como capacidades y habilidades. Los complejos pueden provocar problemas de autoestima que pueden limitar su desarrollo psicológico y emocional.

Los padres son las principales figuras en la vida de los niños de van moldeando la percepción de los niños sobre su físico, capacidades intelectuales y habilidades. Comentarios aparentemente inofensivos como apelativos cariñosos (“mi gordito”, “mi flaquito”) van dirigiendo como los niños creen que son y como los ven los demás.

Según vayan creciendo tendrán más efecto en ellos las opiniones y comentarios de sus amigos y compañeros de colegio. Comenzarán a compararse con los demás, y las burlas dejarán huella en su memoria. El bullying y las burlas crean grandes problemas de complejos en los niños, ya sabemos que los niños pueden ser muy crueles.

¿Cómo afectan los complejos en los niños?

Cuando uno se ve afectado por los complejos afecta a nuestro comportamiento y personalidad, sentimiento de valía y en una percepción distorsionada de uno mismo. Provocan inseguridad, falta de confianza en uno mismo y sus habilidades, ansiedad… que afectará a toda su vida.

La llegada de la pubertad puede acentuar estos problemas, una etapa donde las inseguridades se hacen palpables. Los cambios físicos pueden generar complejos en ellos, así como las críticas de sus compañeros.

Los padres tenemos un papel fundamental en la creación del autoconcepto de los niños. Deberemos estar atentos a las señales que nos pueden indicar que hay algún complejo para poder ayudarles a superarlos. Veamos unos consejos sobre cómo afrontar los complejos en niños.

Consejos sobre cómo afrontar los complejos en niños

  • Escucha activamente a tu hijo. Hazle sentir que le importas y valoras sus sentimientos. Debe ser una escucha activa, donde le mires a los ojos y no estés haciendo nada más. Permíteles que se sientan cómodos para hablar sobre cómo se sienten y que sienta que le das importancia a sus sentimientos. Que se sientan queridos y valorados.
  • Centrarse en sus virtudes. Mencionarle todos los aspectos positivos que tiene para que no se centre en un solo aspecto negativo. También puedes ayudarle a que los encuentre él mismo y aprenda a valorar sus puntos fuertes.
  • Reforzar su autoestima. Debemos enseñarle a aceptarse y quererse tal cual es, explicándole que todos somos diferentes y especiales. Aceptando nuestras limitaciones y fomentando nuestras virtudes. Para ello necesitamos pensamientos y actitudes positivas que refuercen una visión positiva de nosotros mismos.
  • Da ejemplo. Si te escucha criticar y reírte del físico y capacidades de los demás, le estás dando una señal de que los demás por sus limitaciones no son válidos y sólo son objeto de burla. Muéstrate respetuoso hacia los demás y sus diferencias, y también ten cuidado con los mensajes que envías de ti mismo/a: “soy vieja/o”, “no tengo más que arrugas”, “a donde voy yo” son mensajes negativos hacia nosotros mismos.
  • Trabajar habilidades sociales. Para que sepan afrontar posibles críticas y burlas desde el respeto.
  • No te centres en el complejo. Si tú estás todo el día recordándole su complejo no le estás ayudando. Una cosa es prestarle atención y otra centrarnos en él. Hay que darle la importancia necesaria, sin hacer que crezca.

Porque recuerda… así como tú te ves así te verán los demás. Solo es cuestión de donde pones tu foco de atención.


Categorías

Aprendizaje, Consejos

Psicóloga apasionada de la Inteligencia Emocional y el desarrollo personal. Compagino mi labor como empresaria con el estudio de la mente humana. Creativa, curiosa y emprendedora, apasionada de acercar la psicología a todo el mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.