Cómo ayudar a mis hijos adolescentes a que sean voluntarios

Cómo ayudar a mis hijos adolescentes a que sean voluntarios

Hoy, 5 de diciembre, es el día internacional de los voluntarios. Que sería del mundo si la gran red de trabajos voluntarios que existen en todos los ámbitos. Por asombroso que parezca hay todo tipo de voluntariados. La gran mayoría de la gente cuando le preguntas sobre voluntariado se le viene a la cabeza protectoras de animales, cruz roja, médicos sin fronteras. Pero nada más lejos de la realidad, toda persona de cualquier edad, especializado o no en un trabajo puede ayudar como voluntaria.

Tus hijos están en plena adolescencia y posiblemente se encuentren forjando ahora mismo su personalidad, andan buscando en qué pueden sentirse útiles, y tú, ¿no sabes cómo ayudar a tus hijos adolescentes a que sean voluntarios? Pues aquí te dejemos unos pequeños tips de apoyo.

¿Por qué ser voluntario/a y ayudar a mis hijos a que lo sean?

Tal vez alguna vez has ayudado por la calle a una persona mayor con la compra, o a alguien que se ha perdido y necesita que le indiques como llegar a un lugar concreto. ¿Recuerdas la satisfacción que se siente en ese momento?, pues en eso se basa el voluntariado, en dar y recibir esa satisfacción al ayudar. En los voluntariados conoces gente, en muchas ocasiones hasta comparten tus mismas aficiones. A la vez que ayudas a otros, que ya de por sí es gratificante, tu currículum profesional y el de tus hijos puede mejorar.

Aquí te dejo once razones de porque ayudar a tus hijos/as a ser voluntarios/as:

Aprende disfrutando

No importa los logros que haga, tendrá nuevas situaciones y que probablemente sean inusuales. Esto le otorgará una nueva percepción de la vida y nuevos conocimientos que les servirá en su adolescencia y posteriormente en su etapa de madurez. Puede practicar actividades que nunca ha hecho anteriormente, esto supone una gran oportunidad de aprender algún tema que probablemente fuera del voluntariado ni se lo hubiera planteado.

Oportunidad de elegir que estudios superiores quiere hacer

La adolescencia es la etapa en la que más indecisas nos encontramos las personas. Por eso, el voluntariado es una oportunidad para entrar en contacto y experimentar qué área se les da mejor, donde se sienten mejor. Es una forma de hacerle ver cómo está el mercado laboral.

Mejora su currículum

Probablemente tu hijo/a todavía no se plantea su futuro laboral, pero para las empresas el hecho de que participes en un voluntariado lo ven como algo positivo. De hecho, se buscan candidatos que estén involucrados en proyectos sociales. Porque los voluntarios acaban teniendo más recursos ante improvistos. Tus hijos pueden mostrarse proactivos y más decididos. Esto aumenta el desarrollo personal y profesional.

Si tus hijos están acostumbrados desde la adolescencia a los voluntarios posiblemente le sea más fácil encontrar y adaptarse a un puesto de trabajo el día de mañana.

Ponen sus ideas a la práctica

Un voluntariado le va a permitir abrir el paracaídas de su mente para buscar alternativas a las situaciones que ya existen. Este último hecho, además de ayudar a tu hijo/a como persona también facilita y abarata los servicios y costos de las ONGs.

Amplia el círculo de contactos

Acabará conociendo posiblemente a otras personas con sus mismas aficiones. Es una oportunidad para abrir su círculo social al tener contacto con tanta variedad de personas. Esto enriquecerá personalmente a tus hijos. Y problamente, el día de mañana al ampliar este círculo tenga más oportunidades laborales.

Mejorará su carisma

Su carisma aumentará considerablemente, lo cual también es muy importante para vivir bien en la sociedad. Sin mencionar que trabajar para alguien sin ánimo de lucro te hace una mejor persona en todos los sentidos.

Se mantendrá lejos del sofá, tablet y smartphones

Cualquiera que se dedique a este tipo de ocupación se convierte en una persona más activa y nunca se aburrirá ya que las actividades son infinitas. Adiós, a las redes sociales vacías que se basan en la estética y la apariencia, adiós a los videojuegos que no estimulan su creatividad.

Crecerán como persona

El desarrollo personal es otra ganancia del trabajo voluntario que no tiene precio. Al ayudar a los necesitados,se le abrirán los ojos a una realidad diferente a la que están acostumbrados. Por ende, comenzará a ver el mundo de otra manera. La madurez que adquirirán tus hijos/as es uno de los resultado naturales del trabajo voluntario. 

Hay voluntariados de lo más variado, ayudar a personas sin hogar, comedores sociales, alfabetización de personas mayores, apoyo de estudio para niños pequeños con riesgo de exclusión, apoyo a víctimas de violencia de género, espectáculo para niños hospitalizados, protectoras de animales…)

Hace unos días me llegó por Instagram esta cuenta de voluntarios por y para adolescentes. Me pareció una idea maravillosa. El voluntariado es un intercambio: ninguna de las partes sale igual. ¡Y eso lo hace increíble!


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.