Cómo bañar a un bebé

Bañar al bebé

Bañar a un bebé puede resultar algo complejo para los padres y madres primerizas, porque aunque parece algo sencillo, no lo es en absoluto. A medida que el bebé se va haciendo con el agua, comienza a disfrutar del baño y pronto pasa a convertirse en uno de sus pasatiempos favoritos. Sin embargo, los primeros baños del recién nacido pueden resultar agotadores y frustrantes.

Ese primer contacto con el agua suele ser difícil de asimilar y la mayoría de los bebés pasan el rato llorando y quejándose. Aunque es un momento bastante tenso, porque pensarás que tu bebé está sufriendo, lo más importante es mantener la calma para transmitírsela al pequeño. Además, debes tener en cuenta algunos aspectos importantes que pueden marcar la diferencia entre un baño rápido y sufrido, entre otro placentero e interminable.

Cuándo bañar al bebé

Antiguamente se bañaba a los recién nacidos al poco tiempo de nacer. Algo que a día de hoy se desaconseja, ya que el bebé generalmente nace con una capa de grasa untuosa que les protege la piel. Por lo que ya no se suele bañar a los recién nacidos en el hospital y se deja que el primer baño sea en la tranquilidad y comodidad del hogar. En cuanto al momento del baño en casa, lo que recomiendan hoy en día los especialistas, es que el primer baño se realice una vez que caiga el ombligo y la herida se cure por completo.

De esta forma, se previene que gérmenes y bacterias puedan infectar la herida. Por otra parte, el bebé no tiene necesidad de bañarse antes, ya que no tiene sudoración y la suciedad del pañal o la comida se puede limpiar con una esponja y agua tibia, sin necesidad de sumergir al bebé en el agua. Por lo tanto, a la pregunta de cuándo bañar al bebé, lo ideal es esperar unos 10 o 15 días después de nacer. Que es el tiempo que de forma general, tarda el ombligo en curar del todo.

Cómo preparar el baño del bebé

Una vez que llega el momento del baño, es muy importante seguir algunos preparativos para que todo salga bien. Primero hay que preparar bien el espacio, que debe ser acogedor, tiene que estar caldeado a una temperatura agradable, unos 37 grados. Y debe contar con todo lo necesario para bañar a un bebé tranquilamente. Puedes elegir una habitación donde colocar la bañera y cambiador del bebé.

O colocar una bañera portátil dentro de la bañera, para que el bebé esté más cómodo y se encuentre recogido por un espacio pequeño y delimitado. Llena la bañera con agua calentita pero no en exceso, 37 grados es la temperatura ideal. Llena la bañera unos tres cuartos aproximadamente, aunque esto dependerá mucho del tamaño del bebé. También puedes poner algún juguete de plástico en el agua, para que el bebé se sienta más acompañado. Si al bebé lo va a bañar una sola persona, lo más seguro es dejarlo todo muy bien preparado.

Ten preparadas las toallas para abrigar al bebé al sacarlo de la bañera, puedes dejarlas extendidas sobre la cama para que todo sea muy rápido. Como no vas a tener nada más que una mano, porque con la otra tendrás que sostener al bebé todo el tiempo, deja la esponja con el jabón ya preparado. Así como cualquier otra cosa que puedas necesitar usar durante el baño. Si el bebé tiene pelo, también necesitarás tener a mano un cepillo de cerdas suaves especial para bebés.

Al secar al bebé de la bañera no debe haber corrientes, ni cambios bruscos de temperatura, por lo que debes tener el cuarto cerrado, tanto la puerta como las ventanas. Por último, deja la ropa de cambio también a mano, el pañal, el pijama, los patucos y todo lo que puedas necesitar. Ahora que ya lo tienes todo preparado, solo queda disfrutar de uno de los mayores placeres tanto de padres como de los pequeños.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.