Cómo dar medicamentos a los hijos

Cómo dar medicamentos a los hijos

Aunque parezca increíble es un hecho real y muy recurrente que muchos no tomen sus medicinas con total normalidad. Así como algunos niños lo toman sin ningún prejuicio, de otra forma hay que idear un montón de estrategias para poder dar medicamentos a los hijos.

Ni aún siendo ellos conscientes de lo enfermos que están, no son capaces de entender y razonar que tomar medicinas les hará sentirse mucho mejor a corto plazo. Su idea está sustentada en el “no” irracional y echar de las mejores técnicas para que lo consuman no conllevarán a los mejores resultados.

¿Cómo reaccionan algunos niños con la toma de medicamentos?

Estamos hablando de diversos medicamentos prescritos por el médico, entre ellos incluimos generalmente jarabes, gotas, pastillas, supositorios o cremas. La toma de cualquiera de ellos puede inquietar su suministro en muchos niños. Por regla general y en cualquiera de sus posologías provoca un rechazo y no hay forma de propocionarlo.

Los niños se inquietan, gritan, pelean, lo escupen, otros lo lleguen a tragar, pero al minuto lo están vomitando…su condición de enfermos les importa poco o incluso nada. Los padres tenemos en cuenta este problema y buscamos la mejor forma y estrategia para poder cumplir nuestra misión. Lo importante es no perder los nervios, pues como siempre todo puede llegar a empeorar las cosas.

Cómo dar medicamentos a los niños de distintas edades

Hablamos de niños y de bebés, generalmente abarcan un gran rango de edades. La primera negociación seguramente sea la más lógica y la más factible, y es hacer que con nuestras palabras se tome su medicamento sin ningún inconveniente.

Dar la medicación a un bebé

  • Si es un bebé y su rechazo es sin lógica no podemos negociar de otra manera que camuflando su sabor de alguna manera (podemos mezclarlo con alguna pequeña porción de líquido que pueda tomar a esa edad).

Cómo dar medicamentos a los hijos

  • Si la idea es suministrarlo directamente y el medicamento es líquido podemos probar a abrazar al niño con uno de nuestros brazos e inclinándolo a unos 45°. La mejor forma es darle la toma con una jeringa plástica sin aguja. Lo acercaremos dentro de la boca y al final de su boca hacia un lado, con la probabilidad de que lo trague inmediatamente.
  • Si le suministramos la medicina coloca el líquido a un lado de la boca, si lo hacer cerca de sus mejillas probablemente le des la oportunidad de que lo escupa sin ninguna dificultad. No intentes echar un chorro directo a su garganta porque lo más probable es que produzcas un atragantamiento.
  • Finalmente puedes darle un trago de agua, de leche o de algún jugo de fruta.

Dar la medicación a niños pequeños y de edad preescolar

Estos peques tienen algo más de conocimiento y su negativa puede ser muy cabezota. Hay muchísimos medicamentos que tienen un sabor excelente y aún con esas no son capaces de abrir sus bocas. Es por ello que lo ideal es tener que camuflar el sabor de los medicamentos, mezclarlos con alguna bebida fría, a ser posible con un sabor fuerte para que no se note su sabor y que al menos sea su bebida preferida. También puedes optar a mezclarlo con alguna comida o con algún postre.

Hay padres que optan por darles un helado o algo muy frío para que se les adormezca las papilas gustativas, de esta forma podrán suministrar el medicamento inmediatamente después.

Cómo dar medicamentos a los hijos

Si optas por dárselo intenta hacerlo al lado de la boca, no lo hagas directamente en el centro del paladar porque puede producir arcadas. Si le das pastillas colócalas en la parte de atrás de la lengua y no a un lado, sino las escupirá y seguido de algún líquido que les pueda agradar.

Puedes optar por dárselo con la jeringuilla medidora o con una cuchara. Mi mejor opción siempre ha sido la cucharada, porque de un solo toque entra dentro de su boca y sólo tienen que succionar automáticamente a dar ese trago.

No hay que hacerlos confundir que los medicamentos son golosinas, siempre hacerlos entender que son medicinas tratadas con buen sabor para que sean tomados sin dificultad por los niños.

Procura no sobornar ni negociar sus tomas, esto hará que cada vez exijan más negociaciones. Siempre es mejor apremiar en el momento con algo y sobre todo darle una gran abrazo y felicitarlo por su gran trabajo.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.