Como debe ser la dieta de la futura mamá

Desde que comienza el embarazo, el cuerpo de la mujer sufre cambios metabólicos. En cada etapa de la gestación, varían las necesidades nutricionales que requiere el futuro bebé. Por lo tanto, es importante tener en cuenta ciertas recomendaciones para que la alimentación durante el embarazo sea la correcta.

Incluso sería conveniente tener ciertas previsiones desde antes de comenzar con la búsqueda. Siempre que sea posible si el embarazo es planificado. De ser así, debemos comenzar con un suplemento vitamínico de ácido fólico, vitamina B9 y hierro. Esto lo recetará directamente tu médico.

En cuanto a la alimentación, en los meses previos al embarazo, será suficiente llevar una dieta variada y equilibrada, evitar el consumo de alcohol y el tabaco, así el cuerpo eliminará toxinas antes de que llegue el deseado positivo.

Una vez llega el embarazo, el complejo vitamínico se mantiene, ya que es importante para el correcto desarrollo del feto, evitando así posibles malformaciones. Incluso se mantendrán hasta después del parto hasta que lo recomiende tu matrona.

La alimentación durante el embarazo

Durante el primer trimestre, la digestión se ralentiza y aparecen las molestias nauseas. Lo normal es que durante estas semanas, se aumente poco de peso ya que el feto aun es muy pequeño y no demanda más nutrientes de lo que tu cuerpo necesita normalmente.

Por ahora solo necesitas llevar una dieta equilibrada, que incluya proteína animal. Las más recomendables igual que en cualquier dieta, son las carnes magras, el pollo o pavo y el pescado. Incluye una fuente de proteína en cada comida.

Consume diariamente hidratos de carbono, pan, arroz o pasta. Y controla el consumo de grasas. Utiliza siempre aceite de oliva virgen extra, cuidando las cantidades. Muy recomendable también el consumo de frutos secos y pescados azules, que aportan un extra de aceites grasos omega 3.

No olvides el aporte de calcio, aunque hasta el segundo trimestre no es necesario aumentar el consumo que lleves normalmente. Será fundamental en la alimentación durante el embarazo.

Lo más importante, no limites el consumo de frutas y verduras. Son imprescindibles para cubrir las necesidades minerales y vitamínicas, además aportan grandes cantidades de fibra, necesarias para prevenir el estreñimiento.

La dieta desde el cuarto mes hasta el final del embarazo

A partir del cuarto mes del embarazo, es cuando aumenta el gasto calórico, por lo que será necesario aportar más cantidades para cubrir estas necesidades energéticas.  Deberás por lo tanto, aumentar las cantidades de ciertos alimentos. Tomar algo más de pan diariamente y mas proteínas en porciones un poco mayores.

En este momento debes aumentar el consumo de calcio, puedes tomar más leche o más productos lácteos. No descuides el consumo de hierro, para ello, toma a menudo legumbres aunque también lo puedes encontrar en los mejillones, en los huevos o las carnes rojas.

Un consejo para obtener un extra de hierro: siempre que tomes por ejemplo lentejas, toma de postre una naranja, de esta forma se asimila mejor el hierro que contienen.

Aunque estés tomando el complejo vitamínico que te recetará tu medico, también es fundamental que lo complementes de forma natural con la alimentación. El pescado y el marisco aportan yodo, un mineral que debes incluir en tu alimentación durante el embarazo.

Otras recomendaciones importantes

Evita el consumo de café, refrescos y otros excitantes como el chocolate. No debes tomar pescados de gran tamaño como el atún o el pez espada, por su alto contenido en mercurio, poco recomendable para el bebé. Elimina durante el embarazo los alimentos crudos como el sushi o el tartar.

También debes eliminar los productos lácteos que no estén pasteurizados, como algunos quesos o merengues. En cuanto a la toxoplasmosis, puedes tomar jamón ibérico siempre que sea de alta calidad, ya que el proceso de curación elimina esta bacteria.

Si no estás segura de la calidad, siempre puedes congelarlo previamente y así evitas riesgos. También debes tener especial precaución con las frutas y verduras, lávalas muy bien antes de su consumo.

Sobre todo, bebe mucha agua y evita tomar bebidas azucaradas como zumos, o refrescos, que solo aportan calorías vacías. Y no olvides la importancia de hacer ejercicio suave durante todo el embarazo, caminar una hora diaria será suficiente

Comparte para difundir

Si te ha gustado nuestro contenido ahora puedes ayudar a difundirlo en las redes sociales de manera sencilla usando los siguientes botones:

Envía
Pinea
Print

Categorías

Nutrición

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.