Cómo hablar con tu hijo sobre trastornos alimentarios

Pandemic and celebrity diets are fuelling teen eating disorders | Healthing.ca

Puede que tu hijo esté obsesionado con su peso y corra al baño inmediatamente después de la cena. O que tu hija tenga miedo de aumentar de peso y se niegue a comer ciertos alimentos. Independientemente de lo que estés viendo en casa, tener una conversación es un primer paso importante.

Pero cuidado, no es una conversación a la que debas lanzarte sin pensarlo y planificarlo. Un trastorno alimentario es una enfermedad grave y la forma en que hablamos de ello es importante. Esto es lo que necesitas saber para iniciar la conversación, incluido lo que debes decir y lo que debes evitar decir.

Cuándo hablar sobre los trastornos alimentarios

Los trastornos alimentarios son un problema creciente en todo el mundo. Para que nos hagamos una idea, tan solo en EE.UU. ya hay 30 millones de personas que padecen un trastorno alimentario. Y lo que es peor, el 95% de las personas con trastornos alimentarios tienen entre 12 y 25 años.

Las personas con trastornos alimentarios también tienen un mayor riesgo de muerte por cualquier enfermedad mental. Por esta razón, es importante que hables con tu hijo sobre los trastornos alimentarios si sospechas que existe un problema.

«Si un padre está preocupado por un comportamiento que está observando en su hijo, creo que definitivamente debería abordarlo con él», dice Lauren Muhlheim, PsyD, psicóloga y especialista certificada en trastornos alimentarios de la Terapia de Trastornos de la Alimentación LA. «El riesgo de preguntar al respecto es menor que el riesgo de no preguntar. Pueden hacerle saber a sus hijos que están observando algunos comportamientos y hacerles saber que están preocupados; pueden hacerlo sin sugerir otros comportamientos».

niña delante de un plato de comida que no quiere comer

Cómo hablar sobre los trastornos alimentarios

La mayoría de la gente supondría que debe abordar los trastornos alimentarios como lo haría con cualquier otro tema que pudiera afectar a los niños o adolescentes: hablando de ello. Después de todo, se le anima a hablar sobre todo, desde sexo y citas hasta beber y vapear . Sin embargo, cuando se trata de educación general sobre los trastornos alimentarios, puede que ese no sea el mejor enfoque.

«La educación sobre los trastornos alimentarios es complicada», dice el Dr. Muhlheim. «No hay investigaciones que apoyen la idea de que enseñar a los niños información general sobre los trastornos alimentarios sea útil, y hay evidencia que sugiere que puede ser perjudicial«.

Enseñarle a un niño o adolescente sobre los trastornos alimentarios generalmente significa hablarles sobre los comportamientos alimentarios desordenados. Esto puede llevar a la adopción de estos comportamientos.

ayuda a tu hijo a no temerle a la comida

Hablar de los peligros de hacer dieta

Si quires abordar el tema de los trastornos alimentarios con los jóvenes lo mejor es tratarlo por el lado de la dieta. El Dr. Muhlheim sugiere que los padres no digan que traten el trastorno como tal, si no que enseñen a sus hijos sobre los peligros de la dieta, un comportamiento que suele ser la puerta de entrada más común a un trastorno alimentario. Tampoco se debe hablar sobre una alimentación saludable, sino expresar y modelar una alimentación flexible con una filosofía de «todos los alimentos encajan».

«Los padres también pueden modelar y enseñar la positividad corporal y la alimentación intuitiva y flexible, lo que puede ayudar a proteger contra un trastorno alimentario», dice. «[También] deberían evitar etiquetar los alimentos como ‘buenos’ y ‘malos’ o hablar de hacer dieta o menospreciar a las personas con cuerpos más grandes».

Trata de educar a tus hijos sobre la diversidad corporal. Se trata de hacerles entender el hecho de que los cuerpos son todos de diferentes tamaños y formas y que ningún tamaño corporal es mejor que otro. También puedes hablar con tus hijos sobre lo que están aprendiendo sobre el fitness y la salud en general.

«A diferencia de la mayoría de los otros trastornos mentales, los trastornos alimentarios tienden a ser glorificados en nuestra cultura», dice el Dr. Muhlheim. «Por lo tanto, [hablar sobre los trastornos alimentarios] debe hacerse con cuidado para no describir comportamientos relacionados con los trastornos alimentarios».

Los padres también pueden enseñar a los niños sobre imágenes poco realistas de cuerpos que ven en los medios y cómo estas imágenes se utilizan en marketing, se usa photoshop y se modifia todo.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.