Cómo involucrar a los niños en la decoración de su dormitorio

A los niños les gusta colaborar en las tareas de la casa, pero es necesario ayudarles a colaborar en ellas teniendo en cuenta sus gustos, sus intereses y su forma de sentir el mundo. Para que todo quede equilibrado lo ideal es que los padres les ayuden a involucrarse en la decoración del dormitorio dándoles opciones ya pensadas para que se sientan parte de las decisiones que se tomen en su dormitorio.

Si le dejas libre albedrío para que decore su dormitorio podrías arrepentirte porque es muy probable que sus gustos (de un niño o adolescente que cambia en poco tiempo) nada tengan que ver contigo. ¿Te imaginas el dormitorio de tu hijo adolescente lleno de pintadas o con carteles de su ídolo por todas partes? O quizá prefiera poner luces de neón en lugar de una lámpara con una luz adecuada para su vista… es por todo esto que no hay que darles toda la libertad para que decoren su dormitorio, pero sí es importante que participen para que lo sientan como algo suyo.

Los niños decorarían las estancias acorde a sus gustos e intereses sin tener en cuenta nada más. Lo harían pensando únicamente en sus gustos internos sin que nada tuviera que ver con las reglas de decoración o de diseño. Es necesario encontrar el equilibrio en el diseño y en la decoración para que tanto los niños como los padres puedan encontrar las formas acertadas de decoración donde todas las partes salgan contentas y se ayuden unas a otras.

decorar el dormitorio con los hijos

Haz una lista de sus gustos e intereses

En la lista tendrán que haber cosas apuntadas tanto de lo que le gusta como de lo que no le gusta. Cuando una persona tiene su propio estilo, no importa lo que los demás te digan. Es necesario que tu hijo escriba en una lista los tes colores que más le gustan y aquellos que no le gustan nada. Si la habitación es compartida tendrán que hacerlo todos los niños que duerman en ese dormitorio y después buscar las combinaciones de colores para que todos queden contentos con la decisión final. Tu puedes escoger el color neutro o de acento para que encaje del todo.

Reduce las opciones

Cuando hay demasiadas opciones sobre la mesa es necesario que las reduzcas para que de este modo no se agobien o se pierdan entre tantas opciones. El número de opciones disponibles para los padres puede ser realmente extensa pero los niños pueden aburrirse de buscar entre muchas opciones de colores o textiles. Es necesario que escojas lo adecuado teniendo en cuenta sus gustos y así reducir las opciones que presentarás a los niños.

De este modo podrás mantener el control de la decoración de forma responsable (al fin y al cabo eres tú quien paga la decoración del dormitorio de tus hijos y tú sabes del presupuesto que dispones para poder aplicar en el dormitorio).

Lo ideal es que a los niños les ofrezcas como mucho tres opciones sobre los elementos que quieras añadir a la estancia (que tú hayas tomado la decisión anteriormente) y deja que tus hijos digan su opinión acerca de cada opción.

decorar el dormitorio con los hijos

Deja que los niños también elijan

Realmente lo estarán haciendo, estarán eligiendo qué es lo que quieren para su dormitorio y ellos sentirán que gracias a ti, podrán escoger algo muy especial para su dormitorio. También déjales que escojan algo por sí mismos para incorporar en la estancia, podría ser un dibujo, un cuadro, una pintura, un cojín, algún textil, una lámpara… alguna cosa que les muestre que es su dormitorio y que está decorado gracias a sus intereses y gustos personales.

Pídeles ayuda para realizar el trabajo

Igual que van a tener voz y voto en los elementos para decorar el dormitorio, también es importante que puedan participar de forma activa en la decoración. Me estoy refiriendo a que participen en el trabajo físico real de la decoración, porque esto es una manera de que sepan todo lo que son capaces de lograr y también para que sientan aún más identificados dentro de su dormitorio.

Esto ayudará a que todos los que participen en la decoración de la estancia se sientan contentos con el resultado, que los muebles estén cada uno en un lugar, que las cosas se coloquen donde más guste… pero siempre bajo la supervisión de un adulto. Esto no trata de crear un espacio para dormir, trata de crear un espacio que sea un refugio diario y que además de transmitir calma, serenidad, alegría… que también tenga un gran sentido del orgullo por haber participado en que sea posible.

Sé flexible y escucha lo que tienen que decirte

Es posible que en algún momento de todo este proceso hayan instantes de desacuerdos, en estos casos no intentes ponerte nerviosa o quieras convencerles de lo que a ti te parece bien y ya está… deja que ellos expresen su opinión y te digan qué es lo que realmente quieren o les interesa más. Si sienten que les estás imponiendo algo en lugar de ofrecerles opiniones para que te digan qué les parece mejor, es probable que pueda aparecer en algún momento una terrible lucha de poder. Una lucha de poder no es nada adecuado cuando se quiere conseguir algo en paz y armonía, así que sé coherente con tus decisiones pero déjales que pongan de su parte.

decorar el dormitorio con los hijos

¿Alguna vez has decorado el dormitorio con tus hijos? ¿Colaboraron o decidiste tú qué era mejor? Cuéntanos tu experiencia y cómo tus hijos colaboraron contigo en las decisiones finales. Y si nunca has tenido la oportunidad de que tus hijos colaboren contigo en un proyecto como este, no dudes en hacerlo. Gracias a esta experiencia podréis trabajar en algo importante juntos y además, también estaréis potenciando vuestro vínculo emocional, algo que sin duda, os unirá mucho más como familia. Poder hacer las cosas padres e hijos juntos, que vuestros hijos sientan cómo sus opiniones importan y que además las respetáis… sin duda os unirá mucho más.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *