Cómo mejorar las defensas de los niños con la alimentación

A menudo los niños se enferman con catarros, infecciones y otras afecciones comunes, algo que es completamente normal en los pequeños. Aunque es prácticamente imposible evitar que enfermen, es posible mejorar sus defensas para que su organismo esté más fuerte frente a posibles infecciones.

Y la nutrición juega un papel fundamental en esta labor. Es muy importante que la alimentación de los niños sea variada, equilibrada y con las cantidades necesarias de vitaminas, minerales, proteínas y carbohidratos. De esta forma estarás cubriendo su organismo de protección, evitando así que coja resfriados y otras infecciones o que tu hijo sea más propenso a contagiarse de otros niños.

Dentro de muy pocos días los niños volverán a las clases, y en esta época de cambios de estación y de temperaturas, es cuando más posibilidades tienen de coger virus. A continuación encontrarás una serie de alimentos y consejos que puedes aplicar en la alimentación y el menú diario de tus hijos. De esta forma estarás mejorando su sistema inmune y sus defensas, además de proporcionarles una dieta saludable.

La base de la buena nutrición es el equilibrio

Seguramente habrás escuchado esto en más de una ocasión, pero realmente es una afirmación muy certera. Los niños tienen unas necesidades nutricionales especiales, sus reservas de glucosa son inferiores que las de los adultos. De la misma manera, los pequeños queman mucha más energía por lo que sus necesidades son mayores. Un déficit de azúcar en la sangre, puede tener como consecuencia un ataque de cetosis.

Esta condición no es grave, pero si es una señal de que la dieta no está siendo equilibrada. Para evitar este tipo de situaciones, debes asegurarte de que en la dieta de los niños hay alimentos de todos los grupos.

Las proteínas

Es muy importante que la dieta de los niños contenga un alto porcentaje de proteínas. Estas son las encargadas de la producción de los linfocitos, y estos a su vez son unas células de la sangre cuya misión es proteger al organismo frente a bacterias, virus o gérmenes. Por lo tanto, cuando los linfocitos están bajos significa que el cuerpo no tiene suficientes armas para luchar contra enfermedades.

La dieta de los niños debe incluir alimentos ricos en proteína, carnes, pollo, pescados, leche y sus derivados como el queso o los yogures y los huevos.

Los carbohidratos

Los hidratos de carbono son necesarios para que los niños tengan suficiente aporte de energía diaria. De esta forma estarán mejorando además sus defensas. Los carbohidratos aportan energía de forma inmediata, por eso la dieta de los niños debe incluir cada día pan, cereales, arroz, pasta o patatas.

Grasas saludables

Es fundamental diferenciar las grasas saludables de las que no lo son, ya que tan malo es que el niño tenga carencias de grasas, como que el aporte que reciba de estas sea a base de grasas peligrosas. Las grasas saturadas que contienen productos como la bollería industrial, los procesados, las patatas fritas por ejemplo, son muy perjudiciales tanto para las defensas del niño, como para su salud en general.

La grasa saludable que deben tomar los pequeños, son los ácidos grasos omega 3. Los puedes obtener del aceite de oliva virgen extra, los frutos secos, el aguacate y algunos pescados como el salmón.

Las vitaminas y minerales

Las vitaminas y los minerales trabajan para que las células del cuerpo se mantengan sanas, si no se recibe el aporte necesario, estas se oxidan y se producen fallos en la salud en general. Para que los niños estén protegidos, deben tomar cada día varias raciones de frutas y verduras.

Alimentos que ayudan a mejorar las defensas

Los alimentos más apropiados para mejorar las defensas de los niños, son aquellos que contengan hierro, zinc, minerales y vitaminas del grupo A, C, D y E. Algunos de los alimentos que contienen estos elementos son:

  • Vegetales como: la zanahoria, la calabaza, el brócoli, las acelgas o las espinacas.
  • Frutas como: Naranja, limón, kiwi, aguacate, la manzana, las fresas y los frutos rojos, que son ricos en antioxidantes.
  • Las legumbres
  • Los frutos secos
  • La miel
  • Pescados como el salmón o el atún
  • La avena

Incluyendo alimentos de todos los grupos como has visto, estarás ayudando a mejorar la salud y las defensas, no solo de tus hijos, si no de toda la familia. Adoptar hábitos de vida saludable es imprescindible para gozar de buena salud, y prepararse para la nueva estación que está a punto de comenzar.


Categorías

Nutrición, Salud

Soy Toñy, mamá primeriza de un pequeño terremoto, con él aprendo y disfruto cada día. Curiosa e inconformista, dedico mi tiempo libre a investigar sobre la maternidad y crianza. Apasionada de la lectura en todos sus géneros, aprendiz de escritora, tejedora compulsiva y amante de la buena cocina.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.