Cómo saber si mi hijo fuma porros

Cómo saber si mi hijo fuma porros

La marihuana se ha convertido en una de las drogas más consumidas en mayor frecuencia, sobre todo por los adolescentes y menores de 35 años. Muchos padres cuestionan la probabilidad de pensar si su hijo fuma porros, ya que, aunque sea una droga ilegal, los adolescentes pueden contraer con gran facilidad su consumo.

Es fácil de comprar y sencilla de encontrar en cualquier grupo de amigos. Suele ser una de las primeras drogas que prueban, pero hay que hacer un control autoritario, aunque parezca algo inofensivo, a la larga se puede convertir en una droga adictiva y con graves consecuencias.

Cómo saber si mi hijo fuma porros

Los adolescentes presentan un comportamiento inusual en la entrada de la pubertad. Este tipo de rebeldía nos puede llegar a confundir, si es realmente normal o si deberíamos centrarnos en algo que no encaja. Podemos intentar descubrir que su comportamiento reporta a algunos hechos que nos dan ciertas señales . Sólo tendríamos que tener en cuenta una serie de signos que no encajan con nuestra vida cotidiana:

  • Suelen expresar un rostro con una mirada perdida y un enrojecimiento de ojos. Este tipo de comportamiento es muy usual, seguramente suele aparecer un momento de euforia e irritabilidad, que se mitiga (una vez consumido) con un estado de relajación y tranquilidad. Si observas sus ojos notarás que están enrojecidos, al igual que una mirada brillante y humedecida.
  • En el momento de su consumo produce un elevado estado de ánimo. Provoca una situación de alteración con risas descontroladas y elevados tonos de voz. Seguido vendrá un estado de relajación, por lo que puede dar indicio de ver siempre un hijo cansado, con ojeras.
  • Seguramente disminuya su atención o concentración, ya que su efecto narcótico así lo produce. A largo plazo puede acotar su coordinación entre mente y cuerpo, reduciéndose su capacidad de recibir ciertos estímulos. Esto puede crear absentismo y problemas en las calificaciones escolares.

Cómo saber si mi hijo fuma porros

  • Uno de los efectos secundarios suele ser el aumento de apetito. Su consumo da mayor sensación de hambre, por lo que es evidente ver que se tiene más hambre de lo habitual incluso llegando a echar mano de alimentos más calóricos y azucarados.
  • Produce insomnio. Si bien su efecto es relajante a la larga produce en los consumidores problemas de sueño provocando insomnio. Los más frecuente puede ser problemas para conciliar el sueño cuando se has suspendido sus efectos y tener despertares nocturnos.
  • Si su consumo es muy excesivo se puede llegar a notar una tos constante, ya que provoca problemas respiratorios al fumar este tipo de hierba.
  • Podrás notar también que hace uso de objetos que nos pueden dar la clave de que lo está consumiendo. Podemos encontrar incienso, tabaco de liar, papelillos, boquillas o un grinder.
  • Su comportamiento puede derivar a no participar en casa en cualquier tarea con la familiar. Denota a no ser responsable con sus obligaciones del día a día y a notar cómo suele esquivar su mirada con los familiares en muchos momentos concretos, sobre todo cuando vuelve a casa.

Cómo saber si mi hijo fuma porros

Cómo evitar que mi hijo fume

Hay que hablar con ellos y hacerlos reflexionar con tranquilidad del mal uso de su consumo. En este artículo te podemos ayudar de cómo poder hablar de drogas con tu hijo. Hay que reseñar sobre todo la importancia de que es una sustancia adictiva y que a la larga produce efectos secundarios de gran importancia y que no son buenos.

Podemos concluir que esta sustancia dificulta su manera de pensar y de concentrarse, será un bache para resolver problemas y poder tener mejores calificaciones.

Altera las destrezas motrices y puede incapacitarnos para poder conducir un vehículo o cualquier medio de transporte, pudiendo incluso provocar un accidente.

Que su salud puede verse afectada a largo plazo, tanto física como intelectualmente, esto incluso puede conducir en un futuro a provocar más depresión o ansiedad.

Si esto se te escapa de las manos, puedes acudir a tu médico de cabecera quien te aconsejará que pautas debes seguir y si te tiene que derivar a algún especialista.


Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.