Cómo superar la ansiedad por separación cuando lo has probado todo

La ansiedad por separación es un problema común que muchas familias sienten diariamente. Muchos padres cuando deben dejar a sus hijos pequeños con otros cuidadores, ven como sus hijos comienzan a llorar desconsoladamente. Cuando esto ocurre no se contienen y vuelven a recogerles y darles amor para apaciguar su malestar, pero esto es contraproducente.

Si por ejemplo dejas a tu hijo/a en la guardería y le escuchas llorar y vuelves para consolarle, estarás reforzando negativamente, tu hijo pensará que cuanto más fuerte llore, más pronto volverás. Y no siempre será así.

La ansiedad por separación

Para que los niños no sufran demasiado la ansiedad por separación, es importante que tengas en cuenta que tu pequeño debe acostumbrarse de forma progresiva a la persona que le cuidará, ya sea un cuidador en casa o en la guardería. Es importante que proporciones un contacto gradual en tu presencia potenciando las actividades agradables, para que tu pequeño vaya cogiendo confianza.

Es necesario que tu hijo/a sienta que esa persona también es capaz de satisfacer sus necesidades, incluso estando tú presente. El reto es, que siga confiando en esa persona sin que tú estés delante. Cuando esté con esa persona y esté realizando alguna actividad interesante, quédate detrás sin acercarte demasiado, de esta manera empezará a sentir confianza pero con la seguridad de que estás cerca.

Poco a poco deberás comenzar a irte en pequeños períodos de tiempo para que tu hijo sepa que vuelves. Empieza con períodos cortos y a medida que va sintiéndose más cómodo, podrás espaciarlos. Cuando te vayas crea siempre una rutina de despedida, que no sea demasiado larga ni demasiado corta, y sobre todo, no vuelvas mientras esté llorando. Las primeras veces, cuando te marches y llore, deberás esperar a que termine de llorar para volver a por él, de esta manera se dará cuenta de que si no llora, vuelves. Después poco a poco ves ampliando el tiempo de separación hasta que puedas dejarle con su cuidador con normalidad.

¿Qué ocurre si todo esto no funciona?

Es posible que lo hayas probado todo y que esto siga sin funcionar, o al menos, no tanto como esperas que podría hacerlo. En este sentido, existen otras estrategias que también puedes tener en cuenta para que tu pequeño/a pueda superar la ansiedad por separación, aunque pienses que lo has probado todo.

Permite que tenga un objeto de apego

Permite que tenga un objeto de apego que no pase nada si pierde (porque tienes de repuesto), puede ser un pañuelo o un muñeco. Los niños pueden sentir apego a este objeto y sentirse protegidos cuando mamá no está porque les aporta seguridad y confort emocional.

Cuando tu hijo se sienta seguro no necesitará más este objeto en la ausencia de sus padres. Pero al principio, puede ser de gran ayuda para permitir la transición.

Ayuda a tu hijo/a a entender lo que está pasando

Aunque su lenguaje es limitado, es capaz de comprender más de lo que te imaginas si se lo dices con el lenguaje adecuado. Si le explicas que regresarás y que está allí para pasarlo bien haciendo actividades divertidas, le ayudará a sobrellevarlo mejor y le tranquilizará saber qué sucederá después. Dile lo que hará mientras esté en el cuidado de la guardería para que sepa qué esperar.

No te escabullas

Hay padres que sienten la tentación de salir corriendo cuando sus hijos están distraídos con cualquier cosa, pero esta no es una solución en absoluto. Esto solo hará que sienta más ansiedad por separación y que empeore a la larga. Cuando tu hijo empiece a llorar puedes decir con calma algo como: ‘Sé que no quieres que me vaya, pero vendré justo cuando acabes de comer. Me despido desde fuera y tu cuidadora te llevará a la ventana para que me saludes antes de marcharme. Te quiero muchísimo’.

Entonces, tendrás que irte, resiste la tentación de coger a tu hijo mientras está llorando, pero no te olvides de saludarle antes de irte. Oculta tu angustia para indicar la confianza que debe tener tu hijo y que esta separación es real y no es mala para nadie.

Habla con el cuidador de antemano

Antes de empezar a dejar a tu hijo/a con el cuidador, es necesario que hayas hablado con él sobre cómo puede consolar y distraer a tu hijo/a para que sea más fácil la transición. Tu hijo se debe sentir reconfortado por la persona que le cuida. La distracción puede funcionar de manera temporal, pero a largo plazo lo que tu hijo necesita es expresar su desolación cuando te vas, y que otra persona le abrace y le haga sentir a salvo. Por lo que la distracción no es una buena forma de consuelo.

Los cuidadores suelen tener a otros niños a quienes deben cuidar por lo que el procesamiento emocional deberá suceder contigo, estando en casa. El cuidador puede ayudar a tu hijo a paliar el desagrado, pero contigo deberá aceptar realmente que es un buen lugar para él. Algunos niños pequeños se calman viendo como el agua cae del grifo o mirando por la ventana para observar a los pájaros en el comedero o bailando en los brazos del cuidador con música particular.

El cuidador tendrá que investigar hasta que encuentre qué es lo que hace que el pequeño se sienta bien, tranquilo y seguro cuando sus padres no están con él.

¡Nunca llegues tarde a recoger a tu hijo!

Lo más importante además de todo lo explicado arriba es que nunca llegues tarde a recoger a tu hijo. Si termina de comer y todavía no has llegado a recogerle como le habías prometido, crearás una sensación a largo plazo de que no cumples con tus promesas y esto, puede generar incluso un sentimiento de abandono en los hijos.

Si dices que estarás para cuando acabe de comer, asegúrate que llegarás a esa hora y no después. De esta manera, cuando tu hijo te vea llegar por la puerta, sentirá confianza de que realmente regresas y será más fácil para él/ella la transición, por lo que vencerá más rápidamente a la ansiedad por separación.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.