Consejos para equilibrar el trabajo y la vida familiar

madre trabajadora

Equilibrar el trabajo y la vida familiar parece la eterna guerra, la batalla que no se sabe cómo ganar… el eterno rival de la maternidad. No es fácil ser madre y hacer malabares en un trabajo a tiempo completo, compaginar trabajo y la vida familiar puede ser todo un reto para cualquier madre de este siglo XVI. Pero no es algo totalmente imposible, y más sabiendo que las mujeres somos prácticas, productivas y sobre todo, madres.

Si eres madre y además trabajas, estoy segura que sabes de lo que estoy hablando. Por este motivo, no dudes en empezar a pensar con lógica, dejar de sufrir y pensar en qué es lo que debes hacer para el bien de tu familia y de ti misma. Si es necesario apunta en un papel cada uno de estos consejos para que los puedas poner en práctica a partir de hoy mismo.

No te sientas culpable

Muchas madres se sienten culpables porque se pasan gran parte del día en sus jornadas laborales separadas de sus hijos. Sienten gran dolor y eso no les permite ser lo productivas que pueden ser realmente. Pero, ¿qué tal si te digo que ir a trabajar cada día es el mayor acto de amor que estás dando a tu hijo? La sociedad de hoy en día está montada de tal manera que se necesita que las madres trabajen (en muchas ocasiones) para poder llegar a fin de mes y poder satisfacer las necesidades básicas de una familia (como pagar las facturas, hacer la compra, vestir con ropa adecuada, etc.). Por lo que cada mañana cuando salgas por la puerta, ¡hazlo con una sonrisa! Tu esfuerzo es su felicidad, ¡y la tuya también! Tienes una carrera profesional que también debes cuidar.

madre trabajadora

Conseguir unas buenas rutinas por las mañanas

Si por la mañana se empieza con estrés será cuando todo el día se tuerza para todos. Es mejor que por la noche todo quede bien organizado para el día siguiente. Haz los almuerzos de los niños, dejar la ropa preparada, las mochilas hechas, los deberes acabados y procura que se vayan a la cama bien aseados. Por las mañanas será un buen momento para hablar de si hay algún cambio ese día en la rutina familiar, y es muy importante desayunar todos juntos para potenciar el vínculo emocional. 

Busca una canguro de confianza

El horario del colegio está bien, pero no siempre puede cubrir toda tu jornada laboral. Los niños no tienen la culpa de que los horarios de los adultos sean tan dispares o que debamos trabajar tantas horas para poder llevar un buen sueldo a final de mes. Pero sí deben estar bien atendidos todo el tiempo. Pregunta a tus amigos o familiares si conocen canguros de confianza para poder contratarlas de forma puntual cuando te surja una emergencia en el trabajo. Recuerda que siempre que puedas tus hijos quieren estar contigo y pasar tiempo de calidad, y aunque tu trabajo es importante, tus hijos también lo son.

Aunque si quieres contratar a una canguro deberás hacerle una entrevista personal, saber cuál es su disponibilidad, saber cuál es su experiencia cuidando a niños de la edad de tus hijos (y que además sea una experiencia demostrable) y tendrá que tener un número de teléfono disponible para poder contactar con ella siempre que sea oportuno.

madre trabajadora

Pero recuerda que una canguro siempre será una buena opción, cuando sepas y seas consciente que la primera opción para cuidar a tus hijos siempre tendrás que ser tú. Si el trabajo puede esperar, tus hijos siempre deberán ser primero. Si no puede esperar realmente, entonces opta por contratar a una canguro las horas necesarias un día puntual.

Tener un calendario y horario familiar en la nevera

Tener un horario familiar diario en la nevera es importante para que todos sepan qué hace cada miembro de la familia a cada momento del día. Así no habrá ninguna desconexión por parte de los miembros de la familia y los niños sabrán dónde están sus padres y a qué hora llegarán a casa y por qué. Además si tienen actividades extraescolares podrán estar al tanto de ellas y poder acudir cada día al lugar donde corresponde. Por si fuera poco, los niños también deberán tener en su dormitorio su horario de actividades para tener la mente organizada.

Además, tener un calendario familiar en casa es muy importante, porque así se pueden señalar los días más importantes y los niños podrán tener una buena noción del tiempo y saber cuánto queda por ejemplo para la llegada de un cumpleaños, o lo que falta para Navidad o para las próximas vacaciones.

Mantén el contacto con tus hijos

 

Si no te queda más remedio que estar fuera de casa todo el día, o por la noche no estarás para acostar a tus hijos, una idea es aprovecharte de las nuevas tecnologías para que tus hijos no te sientan lejos. Puedes hablar con ellos por teléfono o por Skype. Si no tienes tiempo para eso, puedes grabares un vídeo leyéndoles un cuento o grabar tu voz cantándoles su canción de cuna preferida. Si no puedes acudir al partido de tu hijo, hazle ver que es importante para ti y dale una nota de ánimo o un amuleto para que sepa que estará contigo en todo momento. Llama por teléfono para hablar con ellos o envía fotos por Whatsapp a tu pareja para que tus hijos vean qué estás haciendo.

madre trabajadora

Aprovecha el tiempo poniendo límites

Es importante que sepas aprovechar el tiempo para sacar tiempo de calidad en familia. Por ejemplo si tienes que realizar llamadas o mirar el correo electrónico, es mejor que lo hagas cuando tus hijos ya están durmiendo. Saca tiempo para estar con tu pareja por las noches y evita la multitarea cuando estás con tus hijos. No pierdas el tiempo, descansa cuando debas hacerlo y deja el teléfono a un lado cuando estés con tus hijos.

Crea momentos especiales

Además deberás crear momentos especiales en diferentes momentos de tu vida y todos igual de importantes: momentos especiales en familia, momentos especiales en pareja y momentos especiales para ti misma. 


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *