Cosas que podemos aprender de nuestras propias madres

Una madre es una madre y ella es única e irrepetible. Una madre nos ofrece su amor incondicional desde el momento en que llegamos al mundo y eso, no se paga con dinero. Pero además de que nos ofrece su amor incondicional, también nos enseñará grandes lecciones a lo largo de la vida que sin duda, nos ayudarán a formarnos como personas equilibradas.

Una madre que se encarga de sus hijos y que se preocupa por su bienestar, velará para que sus hijos tengan una buena salud física, pero también, que tengan una buena salud emocional y que sean capaces de valerse por sí mismos en la sociedad en la que les ha tocado vivir. Las madres, sabias y maravillosas pueden aportarte algunas lecciones, lecciones que sin darte cuenta aportarás tú a tus hijos. ¿Quieres saber algunos ejemplos? No pierdas detalle…

Cosas que aprender de tu madre

Cómo tratar a una dama

No me refiero a cuidarla ni protegerla… Una mujer sabe valerse por sí misma. Tampoco es necesario que aprenda a abrirle la puerta, ella sabe hacerlo muy sola. Nos referimos a tratarle con dignidad y respeto. De igual a igual. De tú a tú. Una mujer es igual de humana que un hombre y un hombre es igual de frágil que una mujer. Así de fácil. Las madres enseñan que eso de ‘tratar a una dama’ solo consiste en mantener una relación horizontal. Y además, recordando que sin mujeres en el mundo, no habría vida humana. Ambos sexos son magníficos y necesarios en nuestra especie… y por eso, deben ser tratados por igual, sin distinciones. 

escucha activa familia

El valor de la paciencia

Si miras hacia atrás en tu infancia te darás cuenta de cómo tu madre tenía una gran paciencia en todo lo que hacía tanto por ella misma como por vosotros, sus hijos. Rabietas, rebeldía, discusiones, querer marcar una identidad que aún no se ha formado… Las madres han respirado mucho y muy hondo durante toda su maternidad. Pero una madre, enseña paciencia porque la paciencia es la mejor virtud de las personas. Te diste cuenta que su paciencia además de sabia te mostró que nunca las prisas o alterarse es bueno para las relaciones entre personas (ni para tu salud).

Los valores

La figura materna son personas amables que guían a lo largo de la vida de sus hijos, pero además, las madres son el mejor ejemplo y modelo para aprender los valores que son importantes en la vida. A medida que las personas crecen, las madres enseñan todo acerca de la amistad, las creencias, la sociedad… De manera subconsciente los niños aprenden estos valores gracias a lo que las madres dicen o hacen cada día. Después, en la edad adulta las personas escogen las que creen que son mejores, aunque muchos de estos valores se quedan grabados en su personalidad. 

La voz de las madres es fuente de apoyo emocional, pero no solo eso

No te des por vencido

La fuerza de voluntad es necesaria para cualquier aspecto en la vida. Esto una madre lo sabe. Sabe que se debe luchar para conseguir objetivos, para que una familia funcione y para criar a los niños, es importante que las madres tengan fuerza de voluntad y que nunca, se den por vencidas. Y esto, es lo que trasmitirán a sus hijos día tas día. Las madres han tenido que renunciar a muchas cosas pero también, han tenido que sacar fuerza de voluntad. Tu madre es la que te dirá: Sí puedes conseguirlo, ¡solo tienes que querer hacerlo realmente! 

La verdadera belleza

La verdadera belleza no está en el exterior de las personas. Por mucho que la televisión e Internet te intente hacer creer que lo de fuera es lo mejor y más importante en las personas, existe tu madre para mostrarte que eso no es cierto. Una persona que se fije únicamente en el exterior, acabará siendo una persona infeliz para siempre.

El maquillaje no hace más bonita a una mujer y los músculos no lo son todo en un hombre. La belleza que realmente importa y la que realmente te puede hacer feliz, es la belleza interior.

Ser valiente

Ser valiente se aprende y no es fácil serlo. Para ser valiente hay que entender el valor de la vida, comprender que solo nosotros tenemos el poder de elegir cambiar las cosas. Y que en ocasiones, aunque se quiera no se puede porque las variables son externas, aceptar esto, también es de valientes. Los temores son algo normal en las personas y tener miedo no es ser cobarde, simplemente hay que saber actuar… aunque el miedo intente paralizarnos.

Responsabilidad

Las madres actuales son capaces de soportar sobre sus hombros la carga del hogar y compaginarlo con una carrera, un trabajo, tiempo para sí misma y el cuidado y crianza de los hijos. Además de todo esto una madre también enseña responsabilidad a sus hijos: te enseñará a hacer las tareas escolares, las tareas del hogar, a ser puntual y a ser responsable de tus propias acciones. ¡Casi nada!

A cuidar de ti mismo/a

A tu madre le encantaría meterte en una burbuja de cristal para que nunca te sucediese nada y que ella fuese la persona que te cuidase por la eternidad. Pero no es posible y además, debes aprender a cuidarte y valerte por ti mismo/a para poder desarrollarte como una persona integral en nuestra sociedad.

Las madres enseñan a los hijos a bañarse, a vestirse y a limpiarse. Pero lo que nadie te dice es cómo las madres también enseñan el verdadero significado de cuidarnos a nosotros mismos. Es necesario cuidar la salud física y emocional para estar sano y por eso, una madre te explicará que debes descansar las horas necesarias, que debes alimentarte bien y también, te explicará y guiará en cualquier camino que signifique tu bienestar.

Estos son algunos valores que toda madre que ama a sus hijos les enseñará a lo largo de la vida. Pero una madre no solo enseña cosas cuando eres pequeño, incluso en tu camino durante la vida adulta, tu madre también estará a tu lado para acompañarte en todo lo que necesites. Porque una madre es una madre desde que naces hasta siempre.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *