¿Cuál es el límite para ser madre?

edad para ser madre

Cada vez hay más mujeres que deciden quedarse embarazadas más tarde en el tiempo. La razón principal está relacionada con la búsqueda de estabilidad económica y emocional, así como con las dificultades que existen hoy en día para encontrar el equilibrio entre nuestra vida laboral y personal.

Se calcula que en torno a 1 de cada 9 mujeres se quedan embarazadas después de los 40 años. Y este dato se incrementa cada vez más.

Pero… ¿Cuál es el límite real para ser madre? Gracias a las clínicas que te ofrecen en un centro de reproducción asistida, el tiempo para ser mamá se ha ampliado de forma importante. Antes de indicar cifras exactas vamos a profundizar en algunos aspectos.

¿Cuál es la edad óptima para quedarse embarazada?

madre embarazada

La mujer experimenta varios cambios desde la etapa de adolescente hasta que llega la menopausia. Se considera que el periodo fértil empieza desde que llega el periodo (en algún punto de la adolescencia), aunque el periodo de máxima fertilidad estará comprendido entre los 20 y los 25 años aproximadamente. Por aquel entonces, las probabilidades de quedarse embarazada son de 1 entre 4 (es decir, de un 25%).

Una vez que la mujer llega a la década de los 30 años, la fertilidad femenina irá disminuyendo gradualmente. Esto empezará a ser importante a partir de los 35 años.

A partir de los 40 años se dispara la infertilidad femenina, hasta el punto de que la posibilidad de fecundación no será superior a un 8%. Además, teniendo en cuenta que la calidad de los óvulos es inferior en esa década, y que se elevan el riesgo de aborto, las probabilidades reales de tener un hijo en ese momento están entre el 3 y el 4%.

¿Qué edad es la máxima para quedarse embarazada?

riesgos para ser madre

Quedarse embarazada con óvulos propios estará condicionado por muchos factores. Y es que cada mujer es única y, por lo tanto, cada caso debe ser tratado de forma individual. Es posible encontrar a mujeres que tienen dificultades para quedarse embarazadas entre los 20 y los 25 años, y otras que no las tienen cuando cumplen los 37 años.

Estos son algunos factores que pueden influir en la fertilidad:

  • Alimentación y ejercicio: llevar una dieta equilibrada y unos hábitos deportivos puede elevar las posibilidades de quedarse embarazada.
  • Peso: existen estudios que determinan que las mujeres con un mayor IMC (acrónimo de Índice de Masa Corporal) tienen una tasa de infertilidad más elevada. Es decir, que les costará más quedarse embarazadas.
  • Malos hábitos: el consumo de alcohol o tabaco se relaciona con una disminución en la reserva de ovarios de la mujer, lo que dispara la tasa de infertilidad.
  • Estrés: no muchas lo saben, pero las condiciones de estrés y ansiedad disparadas nos afectan tanto a nivel psicológico, como físico. Así que también podrían complicar las cosas a la hora de quedarnos embarazadas.
  • Otros factores: estar sometidas a niveles elevados de contaminación ambiental, así como expuestas a ciertas sustancias como pinturas, plásticos o pesticidas, elevan las dificultades para lograr un embarazo.

Aunque no es una edad máxima, se recomienda a la mujer que intente quedarse embarazada antes de los 35 años, ya que así las posibilidades de lograrlo serán más altas.

Como ya hemos visto, a partir de los 40 años será difícil quedarse embarazada por medios propios. Sin embargo, a partir de los 45 será prácticamente imposible conseguirlo.

Opciones reproductivas: la opción para ser madre a partir de los 40 años

Al cumplir los 40 años, la mujer tendrá una reserva ovárica mucho más reducida que en los años pasados. Esto quiere decir que la cantidad de óvulos disponibles para conseguir un embarazo será más reducida. De la misma manera, la calidad de cada óvulo estará comprometida por el envejecimiento de los ovarios.

Por si esto fuese poco, habrá que agregar a esto las mutaciones aneuploidías y genéricas que se producen en los óvulos debido a su edad. Y es que estas condiciones incrementan el riesgo de que se produzca un aborto espontáneo, o de que el bebé nazca enfermo. Para evitar que se produzca cualquiera de estas situaciones, y conseguir que el bebé esté sano con más de 40 años, existen técnicas reproductivas, como FIV con DGP o FIV con óvulos donantes. Además de la dificultad para quedarnos embarazadas en ese periodo, habrá que sumar los riesgos de las 40 semanas de gestación hasta que nazca el bebé.

Estos son algunos de los riesgos más habituales: se eleva la tasa de aborto espontáneo al 30%, diabetes gestacional, embarazo ectópico, complicaciones tromboembólicas, parto prematuro, preclamsia, retraso del crecimiento fetal, tasa de parto por cesárea superior al 35%, hemorragia posparto o muerte fetal intrauterina.

Ahora ya conoces más sobre el límite para ser madre y la segunda oportunidad que nos pueden dar las opciones reproductivas.


El contenido del artículo se adhiere a nuestros principios de ética editorial. Para notificar un error pincha aquí.

Sé el primero en comentar

Deja tu comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

*

*

  1. Responsable de los datos: Miguel Ángel Gatón
  2. Finalidad de los datos: Controlar el SPAM, gestión de comentarios.
  3. Legitimación: Tu consentimiento
  4. Comunicación de los datos: No se comunicarán los datos a terceros salvo por obligación legal.
  5. Almacenamiento de los datos: Base de datos alojada en Occentus Networks (UE)
  6. Derechos: En cualquier momento puedes limitar, recuperar y borrar tu información.